El primer gran evento en Dortmund desde hace más de seis meses, el primer partido en casa del BVB con espectadores, desde el 29 de febrero 2020, marchó de forma ejemplar. Este fue el resumen del club y de las autoridades. Hans-Joachim Watzke elogió el comportamiento de los aficionados.

Luego de seis meses y 19 días hubo nuevamente espectadores en el Signal Iduna Park. 9.300 aficionados presenciaron la victoria en casa de 3-0 de Borussia Dortmund al inicio de la nueva temporada contra Borussia Mönchengladbach. A pesar de una preparación muy corta, la autorización para el evento llegó tan sólo el martes por la tarde para permitir hasta 10.000 visitantes, las medidas de higiene en el estadio parecieron muy bien estudiadas. Los visitantes se comportaron con extrema disciplina.

El jefe del BVB, Hans-Joachim Watzke expresó su agradecimiento al "público fantástico por su gran apoyo al equipo" y elogió "la actitud extremadamente responsable" de los espectadores. "¡Podemos estar orgullosos de nuestra afición!"

foto
Zwischen 16 und 17 Uhr konnten die Zuschauer das Stadion betreten, ohne dass sie einen Time Slot einhalten mussten.

Tanto las autoridades de seguridad, así como también por parte del alcalde hubo muchos elogios para el organisador Borussia Dortmund. "No sólo el equipo jugó bien, sino que la organización del club funcionó mejor que bien y presentó condiciones extraordinarias", dijo el alcalde Ullrich Sierau y agregó: "así no sólo el público pudo disfrutar de un lindo partido, sino también de uno seguro. ¡Un elogio al público por este comportamiento tan disciplinado!" En el estadio hubo un notable ambiente. "¿Hay realmente tanto bullicio?", preguntaron los televidentes por Twitter.

Durante el ingreso al Signal Iduna Park, los visitantes respetaron tanto los horarios como también las distancias. También al abandonar el estadio, todos demostraron gran disciplina. Así DSW21 informó: "Todo marchó con mucho control, también durante la partida. No hubo andenes ni vehículos llenos". Apróximadamente 1000 hasta 1500 visitantes hicieron uso del transporte público para la llegada y la partida.

Con 9.300 espectadores, se llegó a una cifra menor a la autorizada máxima de 10.000. Esto fue debido a las cuotas otorgadas por las autoridades. 75% de los visitantes deben tener residencia en Dortmund, los 25% restantes puede llegar de otras ciudades o comunidades en Renania del Norte-Westfalia. "Algo que demandó todo un reto a nivel logístico. Así tuvimos que rechazar para este partido a muchos abonados de NRW", dijo Carsten Cramer, miembro de la junta directiva, quien manifestó tener "total comprensión" para los requerimientos de las autoridades.

Un agradecimiento especial de Borussia Dortmund a todos los empleados y empleadas de las autoridades de seguridad, sobretodo a los ayudantes en el estadio, quienes con sólo tres días de anticipación se registraron para el servicio del día de hoy.
Boris Rupert