No se logró el milagro de Dortmund. Pero durante los primeros 45 minutos el resultado pudo haber sido 4-0 para el BVB. Sin embargo, al final, Tottenham ganó por 1-0; con su gol Harry Kane borró todos los sueños con respecto al partido, pero no todos aquellos del mundo del fútbol en negro y amarillo.

¡Depedida con aplausos! Muy rara vez ésta expresión fue más petinente, como el martes en la noche en el "estadio del BVB en Dortmund", así como se denomina al Signal Iduna Park durante encuentros internacionales. "¡Pero algo, algo permanecerá, Borussia Dortmund jamás se hundirá!" Así se cantó en la tribuna sur luego de la noche de fútbol, que no fue una fiesta del fútbol, pues un campeón mundial atajó a nivel mundial, evitando así el milagro. Hugo Lloris atajó ante Marco Reus (min. 21), Julian Weigl (min. 33) y Mario Götze (min.34), además sus defensas bloquearon en dos ocasiones ante Reus (min. 11/34). Así pues no se pudo reducir hasta el descanso del mediotiempo la hipoteca de 0-3 del partido de ida, y cuando directamente al reinicio, Harry Kane aprovechó su primera oportunidad para marcar un gol, todo llegó a su fin. "En ese momento supimos que sería muy difícil: tendríamos que marcar cinco goles", dijo Lucien Favre que estuvo muy, muy satisfecho con el rendimieno de su equipo. 

La tribuna sur sabe reconocer el rendimiento, la dedicación y el deseo. La despedida del escenario europeo en ésta temporada no fue acompañada de mal humor, sino de gran apoyo moral para el equipo. Michael Zorc hizo referencia a un "enorme agradecimiento a la afición, por el apoyo durante todo el partido, pero especialmente por el gesto brindado luego del partido. ¡Nos brinda mucha fuerza para las próximas semanas!" Y Marco Reus agregó: "todo fue posible. Lamentablemente no pudimos sacar provecho de nuestras diversas oportunidades de gol. Un 1-0 nos hubiese brindado nuevamente energía, así como nuestra afición, que fue increíble. Algo así sólo se vive aquí. Jugamos fútbol para ganar. Por ello estamos decepcionados, de no haberlo logrado".

A pesar de la derrota, a pesar de la estrepitosa eliminación de la UEFA Champions League - en cifras un 0-4 luego del partido de ida y vuelta - parece ser que el equipo ha aprendido la lección, luego de las actuaciones en Nuremberg (0-0) y Augsburgo (1-2). Casi un 70% de posesión del balón durante el primer mediotiempo contra un equipo de nivel mundial y seis extraordinarias oportunidades, que se lograron a gran nivel y con rapidez, muestran cómo se debe jugar. El equipo ha demostrado lo bien que puede jugar al fútbol, con qué concentración y pasión. Ésta debe de ser la nueva medida de orientación para los diez partidos a jugarse por la Bundesliga.

Al menos la "sur" considera que éste ha sido el giro, luego de muchos puntos que se perdieron en las semanas pasadas. "¡Campeón Alemán es sólo el BVB!" Fueron los cantos ensordecedores que se escucharon luego del silbido final, desde las tribunas. 
Boris Rupert