Son las 20.31 horas de la noche del 28 de mayo de 1997, el árbitro Sandor Puhl inicia el partido final por la UEFA Champions League entre Borussia Dortmund y Juventus Turín en el Estadio Olímpico de Múnich. Durará exactamente 95 minutos y 45 segundos. Luego se logrará a la perfección el éxito más grande en la historia del club.

foto

Juventus Turín había ganado el título un año antes por 4-2 en penaltis contra el Ajax de Amsterdam y era el equipo favorito antes de la quinta final por la UEFA Champions Legue (o la 42ª final por la Copa Europea de Campeones Nacionales; pues se trataba de dicho trofeo).

Los italianos eran la medida de todas las cosas en el continente europeo, habían ganado la fase de grupos con cinco victorias y un empate ante Manchester United y el las rondas decisivas luego de un gran esfuerzo contra Rosenborg Trondheim (1-1, 2-0) y luego con soberanía en la semifinal contra el finalista del año previo Ajax (2-1, 4-1), mientras que Borussia Dortmund culminó la fase de grupo como segundo, con el mismo puntaje como Atlético de Madrid (también claramente con cuatro victorias, un empate y una derrota) y con cuatro victorias en la fase decisiva (AJ Auxerre 3-1, 1-0 / Manchester United 1-0, 1-0) logró el pase a la final.

Fue el séptimo encuentro entre ambos clubes desde mayo de 1993, es decir en un período de cuatro años. Pero los negro y amarillo tan sólo habían logrado imponerse en una ocasión - en un partido, en el cual para Turín no se trataba de mucho. A ello se sumaban un 2-2 en la semifinal de la Copa UEFA en 1995, así como cuatro derrotas.

En el equipo de Dortmund faltaban algunos casos duros. Zorc, el capitán lesionado hacía mucho tiempo o Tretschok, quien marcó el gol de la victoria de 1-0 contra Manchester en el partido de ida por la semifinal, y para Freiersinger, quien hasta antes de la final reemplazo al Sammer, quien estuvo lesionado, ni siguiera hubo un lugar en la banca (en aquel entonces tan sólo podían incluirse cuatro jugadores de campo).

El partido se inició como era de esperar: Borussia se hallaba mayormente en la defensa, actuando de manera caótica e inhibida, pero ante más de 30.000 espectadores de su afición en el Estadio Olímpico (59.000 espectadores) esporádicamente intentaba liberarse de dicha presión. Así pues en la fase inicial Chapuisat se impuso por la zona lateral izquierda ante Di Livio, pero Juliano el defensa izquierdo desvió el remate de Riedle hacia el córner.

Zidane casi no pudo ser controlado por Lambert en un inicio. El jugador francés iniciaba un ataque tras otro. Luego de un centro de Vieri, Jugovic se cayó junto con Reuter justamente en el punto de penalti, luego de una lucha, pero Puhl dejó que el partido continuáse. En el cuarto minuto fue una situación estándar, que causó gran peligro: Juliano remató el córner de Zidane, el balón llegó hacia un lado de la portería. Poco después Vieri llegó a la red exterior.

Tardó casi un cuarto de hora, hasta que los negro y amarillo lograrón que Juve no siga acelerando y así tranquilizar un poco los sucesos. Los ataques no eran tan fluidos como de costumbre, pero los contraataques rápidos, indicaban dónde podría haber una oportunidad en ésta noche. Cabe destacar que el equipo fue con todo y entró en cada duelo, como si fuese el último.

Luego llegó el minuto 29. Los italianos pudieron despejar uno de éstos contraataques, pero el córner fue la consecuencia. Möller envió el balón hacia el área. Peruzzi despejó de puño, un jugador suyo alargó el balón hacia la zona lateral. Hacia la derecha fuera del área, tan sólo se hallaba un jugador de Dortmund: Lambert jugó un centro con fineza, Riedle recibió el balón con el pecho y se lo puso al pie izquierdo - remate seco a cinco metros de la portería, ¡el 1-0! El goleador se había librado a espaldas de dos jugadores italianos y no le dejó oportunidad alguna al portero. Así pues en su undécimo partido por la Champions-League en la temporada 1996/97, los jugadores de Borussia marcaron el primer gol del partido (balance anterior: 8 victorias, 1 empate, 1 derrota). Y era la primera vez que Juve iba rezagado - y que sufrió daño luego de otro córner.

foto

Chapuisat hizo presión para que fuese otorgado el córner, luego de un pase doble con Möller, y nuevamente fue Möller, quien jugó el córner, nuevamente del lado izquierdo, nuevamente Riedle llegó al balón, esta vez de cabeza y a ocho metros de distancia - luego de 34 minutos de juego, Borussia Dortmund lideraba el partido contra el gran favorito por 2-0.

Juventus Turin reaccionó con ataques de furia. Zidane llegó con un remate a 17 metros de distancia al palo, el gol de Vieri no fue válido, pues el jugador italiano había empleado la mano. Con suerte, astucia y un gran corazón de lucha los jugadores del Borussia lograron mantener el resultado hasta el segundo tiempo.

Luego de un centro de tiro libre por parte de Möller, Riedle remató de cabeza fallando por poco, hacia el otro lado del campo Klos controló brillantemente un remate agresivo de Boksic, desvió un remate difícil de Vieri, ya que había sido desviado, hacia la esquina del travesaño. ¡Un respiro para los jugadores de Dortmund!

En el minuto 64, ya no pudo evitarse el gol del adversario. Boksic se impuso ante Heinrich por el lado izquierdo, pero no pareció llegar con precisión, llegó a espaldas de la joven estrella Del Piero, quien ingresó al partido, pero éste último levantó el balón de taco, empleando una gran técnica, para ubicar el balón en la portería del BVB.

foto

Borussia Dortmund halló la respuesta perfecta. Hitzfeld hizo ingresar a su comodín: en el minuto 70 envió a Ricken al campo de juego, en lugar de Chapuisat, quien ya no tenía fuerza. Juve realizó un saque lateral, pero antes de que Boksic pudiese llegar al balón, Sousa se lo "robó", iniciando velozmente la jugada a través de Möller, quien vio el espacio en la defensa del Turín, jugó el balón precisión en el cruce. Ricken avanzó, dio una breve mirada hacia arriba, percatándose que Peruzzi se hallaba muy fuera de su portería, calculó a 26 metros de distancia y elevó el balón en un arco alargado, para ubicarlo en el ángulo derecho superior - ¡un gol soñado luego de un contraataque perfecto! ¡Ricken había ingresado ocho segundos antes, tan sólo ocho segundos!

Marcel Reif, comentarista de RTL, quien una décima de segundo antes del remate de Ricken exigió "¡levántalo, ahora!,comentó: "Éstos son los cuentos, que no existen. Los hermanos Grimm se revuelcan en su tumba".

Juventus Turín ya no logró resusitar en éste partido. El 3-1 fue la decisión. El equipo campeón récord de Italia ya no logró superarse de ésta desventaja de dos goles. Los negro y amarillo llevaron éste resultado a la meta con seguridad, celebraron en el 100º partido por una Copa Europea en la historia del club, la mayor victoria en la historia del mismo.

Hubo brevemente cierta irritación al momento de la premiación. Ya que Zorc, capitán de muchos años, quien ingresó al partido en el minuto 89, pero su sustituto, Sammer, llevaba la cinta del capitán. El equipo le exigió a Zorc que se dirigiera al podio para ser el primero en recibir el trofeo. Pero él no se animó, hasta que Sammer dijo claramente: "¡Anda avanza y acércate finalmente hacia arriba!"
Boris Rupert

foto

BVB – JUVENTUS TURIN 3-1 (2-0) el 28.05.1997                 

Borussia Dortmund: Klos – Kohler, Sammer, Kree – Reuter, Lambert, Sousa, Heinrich – Möller (min.89 Zorc) – Riedle (min.67 Herrlich), Chapuisat (min.70 Ricken)
Juventus Turin: Peruzzi – Porrini (min.46 Del Piero), Ferrara, Montero, Juliano – Deschamps – Di Livio, Zidane Jugovic – Vieri (min.71 Amoruso), Boksic (min.87 Tacchinardi)
Banca: De Beer, Tretschok – Rampulla, Pessotto
Goles: 1-0 Riedle (min.29, Lambert), 2-0 Riedle (min.34, córner de Möller), 2-1 Del Piero (min.66, Boksic), 3-1 Ricken (min.71, Möller)
Árbitro: Puhl (Hungría)
Tarjetas amarillas: Sousa, Ricken – Porrini, Juliano
Espectadores: 59.000 en Múnich, Estadio Olímpico (agotado)