Desde hace casi una semana que el segundo equipo del BVB se encuentra en el campo de entrenamiento en los Alpes de Kitzbühl y trabaja para la nueva temporada, que se inicia el 26 de julio con el gran partido ante Rot-Weiß Essen. En entrevista, el técnico Mike Tullberg habla de los jóvenes jugadores, su alegría por la nueva temporada y fútbol como una sensación de vida.

Mike, el campo de entrenamiento está llegando a su fin. ¿Cuál es tu resumen de la preparación hasta la fecha?

Durante los últimos días se notó que a uno que otro le pesan las piernas. Para mi el partido de ayer estuvo bien durante el primer mediotiempo, pero luego de se evidenció, que algunos jugadores estuvieron muy cansados. Por ello no tuvimos el nivel, que debemos tener para jugar adecuadamente en la Liga. No debemos de olvidar, que tenemos muchos jugadores, que recientemente jugaron poco. Steffen Tigges llegó de Osnabrück, Lars Bünning de Bremen y Magnus Kaastrup de Aarhus, donde tuvieron pocas participaciones, Maximilian Hippe estuvo lesionado casi durante un año. Dosificamos la intensidad y debemos de encontrar el nivel adecuado. Lo hicimos bien. No tuvimos mayores lesiones, a pesar de que llegamos al límite. En el área técnica también lo hicimos así, es lo que me imaginé. Se notó muy bien durante el primer mediotiempo. En general estoy muy satisfecho con las primeras dos semanas y media.

¿Cómo está el ánimo en el equipo?

A pesar de que tenemos que integrara muchos jugadores nuevos, los muchachos se han identificado muy rápido y muy bien. La pasan bien, también fuera del campo de juego. El miércoles hicimos juntos "rafting", luego tuvimos que cantar. Un día muy guay para todos.

Ayer se logró una victoria de 2-1 ante Austria Salzburgo. ¿Estás satisfecho con los amistosos?

Ya lo dije ayer, la efectividad en los partidos contra Aplerbeck y el de ayer, no fue buena, simplemente debemos de marcar más goles. Fuera de ello, los procesos fueron muy buenos, nuestras combinaciones de juego funcionaron. Faltó el último toque de suerte frente a la portería. Nuestra defensa actuó bien, pero claro que también nos falta trabajo aquí. Durante el segundo mediotiempo el equipo estuvo simplemente muy agotado.

Hace casi dos semanas y media están en Alemania. ¿Te has adaptado bien al BVB?

El trato en el centro de entrenamiento es fantástico, ya sean jugadores, asesores, el conserje Paul o los diversos encargados del campo de juego. Nos saludaos, se intercambian un par de palabras, se hacen bromas. Es algo muy, muy agradable. Estoy a gusto en el centro deportivo, es algo que todos pueden apreciar, pues a diario estoy casi doce horas al día alli (sonríe). A pesar de que el BVB es un club grande, todos tienen un comportamiento natural, es lo que he podido apreciar. Las personas en el entorno son extraordinarias. Lo que es muy gracioso, es el viaje en autobús. Dormí muy mal, porque constantemente los aficionados del BVB tocan la bocina cuando ven el autobús. Con ello se nota que el BVB es un club grande, pero ya me lo imaginaba así y estoy verdaderamente feliz de estar aquí. Estoy realmente orgulloso de poder llevar este emblema. De niño pude ver a Marc Strudal con la camiseta del BVB y luego a Flemming Povlsen, por ello el BVB siempre tuvo mi simpatía. Pero siempre se trata del fútbol, el mismo balón, tan sólo el idioma es otro. Antes trabajé como técnico en inglés, ahora en alemán.

¿Inglés es el idioma oficial en el fútbol danés?

Si, somos un país pequeño y por ello muchos extranjeros juegan en Dinamarca. Mayormente jugadores que crecieron en Alemania y por ello también hablamos alemán entre nosotros.

El inicio de la temporada con los partidos ante Rot-Weiss Essen y en casa contra el descendente Lotte no son fáciles. ¿Hubiéses deseado algo más ligero al inicio?

El año pasado en la Liga danesa, ya me acostumbré a los grandes escenarios. Me alegro mucho del inicio en Essen. Es un gran partido, también para nuestro equipo. Los muchachos desean demostrar de lo que son capaces, todos quieren jugar en mejores categorías. No hay mejor oportunidad de demostrar lo que se puede ante tantos espectadores contra un rival, que se ha fortalecido mucho. Además, seguro que llegarán muchos aficionados del BVB a Essen y nos brindarán su aliento. Seguro que también el partido contra Lotte tendrá muchos visitantes, si la apertura de temporada tiene lugar al lado.

¿Puede ser esto un peso para los jugadores, jugar dos veces seguidas con un estadio a tope?

Pues si un jugador siente un peso, que me lo diga. Todos tienen el deseo de jugar a un mejor nivel. No es algo que sólo yo deseo, si hay más espectadores, la cosa es más divertida. Pero claro que también se jugarán otros partidos, en escenarios más pequeños. El fútbol se mantiene, debemos de brindar el mismo rendimiento. Cada uno debe y seguro que se alegrará de los dos primeros partidos, es algo que ya siente en el equipo. No puedo imaginarme, que alguien sienta esto como un peso.

¿Ya sabías con anticipación que el BVB cuenta con una gran afición en la Liga Regional?

Si, claro que lo supe anticipadamente, miré uno que otro vídeo, también de la afición. En la temporada pasada estuve en algunas oportunidades aquí y lo presencié. Me parece fantástico, que en los partidos de visitante algunos cientos de aficionados del BVB viajen y motiven al segundo equipo. Es algo muy, muy especial. Pero también se que es difícil, cuando paralelamente juega el primer equipo. Espero que la Asociación piense en ello, para que así también podamos tener a los espectadores con nosotros. Para los muchachos cada espectador vale oro, pues lo hace más divertido. Aunque también sea una presión adicional, es bueno para los muchachos. Es parte del todo y tiene que acostumbrarse a ello.

¿Cuál crees sea el motivo para que tantos aficionados asistan a partidos del segundo equipo?

Simplemente es obvio que la gente en Dortmund vive el fútbol. Si uno dialoga con la gente, vinculada al BVB, es evidente que todo llega del corazón. Tengo la sensación que es algo muy, muy especial. Es algo que comparo un poco con mis épocas en Italia, con el Reggina Calcio. No podía salir a la calle, allí también se vive mucho el fútbol, a pesar de que la cultura allí es diferente. Diría que aquí el fútbol es como una religión, el fútbol se vive en Dortmund. Y por ello se nota que la gente también se interesa por el segundo equipo, finalmente es un club lo que cuenta.

¿Qué esperas de tu equipo durante la próxima temporada?

Algo difícil de calcular, pues tenemos muchos jugadores nuevos y somos un equipo joven, somos un equipo B. Lo que espero de los muchachos es un fútbol con valor. Tenemos jugadores que juegan un buen fútbol. Debemos tener el valor de jugar verdaderamente éste fútbol. Es algo que mencioné varias veces, también ayer, cuando hubo algo de presión y nos sentimos algo inseguros después del empate y no jugamos al fútbol. No jugar con libertad, no atreverse a obtener el balón. Claro que somos el segundo equipo y tenemos la ambición de ganar cada partido. Es algo que no sucederá, pero debemos tener el valor de jugar al fútbol. Eso es para mi lo más importante.