A tempranas horas de la mañana se enrumbó el equipo del entrenador Jan Siewert hacia Kirchberg en la región del Tirol a más de 700 kilómetros de distancia. Luego de haber realizado las primeras unidades de entrenamiento en Brackel y de los primeros partidos amistosos en los próximos días debe de sentarse la base para la temporada regional que se iniciará a fines de mes.

Jan Siewert tiene mucha ilusión de los días intensos en Austria: "trabajaremos mucho el aspecto táctico. Tenemos 16 jugadores nuevos: se trata de practicar lo antes posible los caminos a seguir para el juego con el balón en el primer tercio del campo de juego. El tema de remate a portería también será un elemento fundamental del campo de entrenamiento". Luego del partido jugado contra Herne, se pudo reconocer, el placer del juego ofensivo de los jóvenes jugadores de Borussia. Fue un cumplido para el adversario que luego de 90 minutos el resultado fuese sólo 1-1. El equipo de Borussia debía de liderar por 4-0 luego de 45 minutos. Pero aún hay tiempo antes del inicio de la temporada, de tal forma que la frialdad de los muchachos al culminar jugadas pueda fomentarse.

"Estoy muy satisfecho con el aspecto físico de mi equipo", dijo Siewert: "a nivel futbolístico aún no es posible que todo funcione, es algo normal. Lo que me alegra mucho, es que veo lo rápido que se integra el equipo. Más de la mitad de los jugadores son nuevo, y ya puedo apreciar que crece algo especial. El ambiente y el ánimo en general en los vestuarios es excelente. Si logramos transmitir ésta armonía en su totalidad al campo de juego, estaré muy feliz".

Además de las intensas unidades de entrenamiento en el campo de entrenamiento, el BVB jugará dos partidos amistosos. El sábado contra el SV Grödig, equipo de la Bundesliga austríaca. El jueves de la próxima semana el equipo de Borussia se enfrenta al MSV Duisburgo, equipo de la segunda liga alemana.
Timo Lammert