Los jugadores del primer equipo del BVB regresaron luego de la primera unidad de entrenamieno durante el campo de entrenamiento que durará una semana en Suiza, a tiempo, es decir antes que se iniciase la lluvia, que luego se convirtió en una tormenta sobre Bad Ragaz.

Marcel Schmelzer encabezó el grupo de diez jugadores en bicicleta, que realizó una unidad de entrenamiento de 60 minutos con temperatura de 36 °C; mientras que los colegas firmaban autógrafos. "Prácticamente no hay mejores condiciones para realizar un campo de entrenamiento", declaró Nuri Sahin, quien está presente en Suiza por sexta ocasión con el BVB: "casi siempre tuvimos buen clima, el hotel es súper y además hay oportunidades de regeneración. Como equipo nos sentimos muy a gusto aquí".

Además de los aspectos principales del entrenamiento, también se trata de "lograr una buena integración de los nuevos jugadores, convertirnos nuevamente en una unidad, con objetivos claros y en la cual todos luchan por todos", declaró el centrocampista: "se trata de que sea divertido, defender como equipo". (br)