Borussia Dortmund está de duelo por Hans Tilkowski, quien falleció el domingo al mediodía luego de una dura enfermedad, a la edad de 84 años. Nacido el 12 de julio de 1935 en Dortmund-Husen, hijo de un minero, llegó a ser uno de los mejores porteros a nivel mundial en los años 50 y 60 y siempre se le relaciona con el legendario "gol de Wembley" del 30 de julio de 1966 durante la final contra Inglaterra. Así el título de su historia de vida, escrito por su amigo y periodista Hans Ost, lleva el título "El eterno gol de Wembley". 

foto

El impecable deportista aprendió las bases del fútbol, como lateral derecho en el SV Husen 19 (1946 - 49), antes de que debido a la ausencia de un portero por falta de recursos financieros, se le ubicase en la portería durante un partido. Allí atajó tan bien, que permaneció entre los postes. Llamó la atención con el SuS Kaiserau (1949 -55) con su seguridad al atajar y su extraordinaria ubicación en el juego. Su pase al Westfalia Herne de la Liga Superior Oeste, en aquel entonces la mejor categoría de juego, fue una decisión lógica y correcta, de este hombre cuya profesión fue cerrajero de estructuras de acero, y luego recibió una preparación adicional como comerciante técnico. En esta época (1955 – 63) ganó en 1959 con su equipo, el título de campeón de Alemania Occidental ante renombrados clubes como Borussia Dortmund, Schalke 04 o el 1.FC Colonia. Entretanto pudo convencer al técnico nacional Sepp Herberger, de sus cualidades y debutó el 3 de abril 1957 en el partido del seleccionado nacional alemán en Amsterdam contra Holanda (2-1, gol de la victoria por Aki Schmidt).

El carismático portero fue el rostro de un joven equipo en el Herner Schloß Strünkede. El guardametas, que mayormente llevó vestimenta deportiva en negro, irradió serenidad y calma estoica. Así pues, en primer lugar se le pudo dar las gracias de que Westfalia destacase con relación a los grandes clubes, con sólo 23 goles en contra en 30 partidos de la Liga. En 13 partidos de ronda final, que jugó en los años 1959 y 1960 con su club de aquel entonces, se convirtió en un jugador interesante para otros clubes. Así en 1963, luego de 219 partidos oficiales para Westfalia y puntualmente para el inicio de la Bundesliga de fútbol, fichó con Borussia Dortmund, donde celebraría sus mayores éxitos. 

"El Til negro", quien frecuentemente fue comparado con Paul Newman debido a su parecido físico, fue el portero quien atajó el primer penalti en la nueva Liga, el 31 de agosto de 1963 en estadio Rote Erde durante el 3-3 contra TSV 1860 Múnich. Logró atajar el fuerte remate de Alfons Stemmer. El portero, quien siempre actuó de forma objetiva, tuvo uno de sus partidos más legendarios el 6 de noviembre de 1963 ante el entonces campeón nacional en la Copa Europa, Benfica Lisboa. Durante la derrota de 1-2 de sus compañeros de Borussia, casi enloqueció con sus magníficas acciones al delantero de clase mundial Eusebio y a toda la afición portuguesa.

Hans Tilkowski fue el primer portero elegido en 1965 en Alemania como "futbolista del año". Ese mismo año con el BVB obtuvo la Copa de Fútbol Alemán (2-0 contra Alemannia Aquisgrán, el 22 de mayo en Hannover). Un año más tarde, ganó con Borussia la Copa Europa de Campeones de Copa con un 2-1 luego del alargue contra el FC Liverpool en el Hampden Park de Glasgow. El campeonato mundial a jugarse en julio de ese año en la madre patria del fútbol, sería la consagración de un fantástico rendimiento. ¡Si el "gol de Wembley", que no fue un gol, no hubiese sido declarado como tal por el árbitro suizo, luego de consultar con el juez de línea Bahramov proveniente de Azerbaiyán... Alemania hubiese sido campeón mundial!

El hombre proveniente de Westfalia, tan correcto, y luego de 39 partidos con la selección y 81 partidos por la Bundesliga con Borussia Dortmund, abandonó en 1967 el club pues el técnico Heinz Murach no compartió su opinión. Culminó su carrera activa con Eintracht de Fráncfort (40 partidos) en 1970, para trabajar como profesor de fútbol. El mejor alumno de su año de estudios (evaluación sobresaliente) en la escuela de deporte de Colonia, trabajó como técnico durante doce años hasta 1982 con los clubes Werder Bremen (dos ocasiones), TSV 1860 Múnich, 1.FC Nuremberg, 1.FC Saarbrücken y AEK Atenas.

foto

La "estrella de Rio", como se le llamó luego del partido de clase mundial del 5 de junio 1965 ante 145.000 espectadores en el famoso Maracaná en Rio de Janeiro y quien recibiera personalmente de Pelé una felicitación por el fantástico rendimiento, fue también un gran hombre fuera del campo de juego. Desde 1959 estuvo casado con su esposa Louis proveniente de Alsenborn, pueblo del fútbol de la región del Palatinado, padre de tres hijos (Ralf, Uwe y Susanne) y se dedicó durante muchas décadas al trabajo social para instituciones como UNICEF, la ayuda alemana de investigación contra leucemia, el encuentro de padres de Dortmund de la institución benéfica de niños con leucemia o tumores y fue el primer embajador honorario de organización benéfica Friedensdorf International.

Recibió el Laurel de Plata y en 1991 la Cruz Federada de Honor, en el 2000 la Orden del País Federado de Renania del Norte y Westfalia y en el 2008 la Cruz Federada de Honor, 1ª clase. El 14 de octubre del 2008 la escuela de jornada completa en la calle Neustraße de su ciudad Herne recibió el nombre Hans-Tilkowski-Schule.

Borussia Dortmund siempre recordará con gran honor a su socio honorario.

"El fútbol alemán y también a nivel internacional pierde en Hans Tilkowski a un reconocido deportista", manifestó el presidente Dr. Reinhard Rauball: "escribió historia del fútbol con Borussia Dortmund, cuando en 1966 el BVB se convirtió en el primer equipo alemán en ganar una Copa Europa. Con sus grandes actuaciones durante la final y en el camino a ella, Tilkowski tuvo una contribución decisiva. Luego de su carrera activa, siempre estuvo interesado en el bienestar de los seres humanos y hasta poco antes de su fallecimiento se ocupó por personas con desventaja a nivel social. La familia del BVB está de duelo por un hombre extraordinario y expresa su sentido pésame para la familia del fallecido".
Fritz Lünschermann