Todo nuevamente a cero. Luego de la octava jornada tan sólo hay dos puntos de diferencia entre el primero y el noveno de la clasificación. El subcampeón actual, Borussia Dortmund, se encuentra en medio de la lucha, luego del 1-0 contra el equipo líder de la clasificación, Borussia Mönchengladbach, con el mismo puntaje como Bayern y Leipzig, a un punto de distancia de la primera posición.

¿Entonces todo marcha bien? "Fue el primer paso en la dirección que deseamos seguir", dijo Marco Reus el sábado por la noche. Él mismo fue un símbolo de la victoria, que se logró gracias a un rendimiento parejo del equipo, pero que también requirió mucho trabajo. Debido a una infección gripal, la participación de Reus estuvo en duda. El capitán asumió la responsabilidad y jugó durante 99 minutos, recorrió casi doce kilómetros y ¡marcó el gol de la victoria!

Negro y amarilla estaba preparado para la lucha. No sólo se trataba de compensar ausencias de jugadores - el goleador Paco Alcácer luego de recuperarse de los malestares al tendón de Aquiles, tuvo problemas musculares, Mario Götze estuvo enferno, Marcel Schmelzer tampoco estuvo en forma -,sino culminar con una fase negativa con tres recientes empates. Y todo ello contra un equipo con una tendencia positiva, sobretodo como visitante.

Borussia Dortmund asumió su tarea con pasión. "Llegamos al partido con agresividad", comentó Reus. Negro y amarillo logró el balance adecuado entre ataque y seguridad. A partir del minuto 29 y hasta la fase final le permitió pocas oportunidades de gol a Gladbach, y a pesar de ello, antes de retirarse debido a una lesión, Roman Bürki y luego su sucesor en la portería Marwin Hitz, aseguraron el "cero" con acciones extraordinarias en la portería. Hacia el otro lado del campo de juego, el tercer suizo del trio de porteros, Yann Sommer del Gladbach, evitó otro gol en contra luego de un fuerte y bien ubicado remate de cabeza por parte de Mats Hummels.

La victoria del BVB fue merecida, con 20-13 remates a portería y 11-7 oportunidades de gol. "En general tuvimos más oportunidades que Gladbach, a pesar de que hacia el final hicieron mucha presión", resumió Lucien Favre. "Por momentos fue muy feroz. Debimos marcar el 2-0 antes". Hubo oportunidades y se marcaron los goles, pero antes del gol de Hazard en el minuto 33, aparentemente el talón de Reus estuvo en posición adelantada, y luego de un contaataque exitoso, Julian Brandt marcó el supuesto 2-0 en el minuto 84, pero el árbitro no lo reconoció, pues Reus (en posición adelantada), bloqueó la visibilidad del portero al momento del remate.

La situación en la clasificación nuevamente es buena - las cosas pueden suceder rápido en el fútbol - ahora llega un partido de primera tras otro. El miércoles Milán, el sábado el derbi y luego llega nuevamente Gladbach, por la Copa DFB. "Las próximas semanas serán turbulentas; en poco tiempo enfrentamos a muchos buenos equipos", dijo Julian Brandt. Wolfsburgo, luego nuevamente Milán y finalmente el partido en Múnich completa la serie de siete partidos en 21 días. Marco Reus: "entonces veremos cuál es la dirección que emprenderemos".

El camino nuevamente está abierto rumbo a la punta.
Boris Rupert