Hoy, un año atrás Erik Durm jugó su último partido oficial para el BVB: durante la final por la Copa contra Eintracht Fráncfort (2-1) ingresó para reemplazar a Marc Bartra en el minuto 76. "A Dios gracias" finalmente ha culminado el período prolongado de sufrimiento, según manifiesta: el campeón mundial del 2014 ha culminado con éxito la rehabilitación, ha iniciado el entrenamiento de trote y parcialmente también el entrenamiento con el balón y está convencido de que a inicios del mes de julio podrá rendir totalmente, cumpliendo las unidades de entrenamiento.

foto

El centro de entrenamiento en Brackel está abandonado. Los colegas se encuentran en Los Angeles, cuando Erik Durm pisa el césped. Bajo la dirección de la Dra. Anke Steffen su entrenadora de atletismo y rehabilitación, el jugador de banda lateral,de 26 años de edad, realiza sus piques de aceleración. Luego se inician los ejercicios con el balón - y en su rostro se pudo observar una amplia sonrisa. "Me siento muy a gusto, también a nivel físico, no siento ningún problema", dijo Durm, quien diez días antes culminó su rehabilitación en la ciudad de Múnich y ahora inicia la última etapa rumbo a su camino de regreso a los entrenamientos con el equipo: "actualmente realizo un intenso entrenamiento de trote".

La final por la Copa 2018 entre Eintracht Fráncfort y Bayern Múnich la presenció por televisión acompañado de amigos - y en ningún momento le pasó por la mente que la final del 2017 fue hasta la fecha su 96º y último partido oficial jugado para negro y amarillo. El pasado ("son diversos factores, además de mala suerte - nadie se imaginó que podría estar de baja dudrante un año") es el pasado, la mirada se orienta hacia el futuro: "puedo entrenar sin malestar alguno. Eso es lo más importante". Día a día adquiere más valor, confiando que el período de sufrimiento permanecerá en el pasado. "Para la preparación para la próxima temporada, a inicios de julio, deseo estar totalmente en forma, anunció: "ese es el plan".

Luego de dos semanas de trabajo intenso con la Dra. Anke Steffen, Erik Durm pasará los próximos días en su ciudad natal, realizará unas vacaciones activas de dos semanas de duración, antes de preparase con gran intensidad y de forma individual para el inicio del entrenamiento con el BVB.

Erik Durm desea estar presente y no faltar nuevamente, cuando a inicios de julio se inicie para el BVB la etapa bajo la dirección de Lucien Favre.
Boris Rupert