Julian Weigl nuevamente es importante. Luego de que a inicios de la temporada el tren expreso del BVB, sin el centrocampista que en aquel entonces estuvo lesionado, adquiriese velocidad, ahora el jugador ha pasado a ocupar un nuevo rol de importancia en el equipo. El jugador de 23 años es un ejemplo de lo rápido que marchan las cosas en el fútbol. Durante un paseo por el bosque hace referencia a éstas experiencias como "muchas cosas de las cuales se puede aprender". Ahora tiene nuevamente mucha confianza.

Todo cambia con el tiempo. Y sobretodo en el fútbol profesional que es tan dinámico. Julian Weigl ya lo sospechó durante su primera temporada en la Bundesliga, cuando se sintió que "viajaba montado en una ola". En aquel entonces, en la temporada 2015/16, a 19 años de edad pasó de la segunda liga con el TSV Múnich 1860 a jugar como centrocampista al Borussia Dortmund, donde tuvo un ascenso sorprendente, y nadie contaba con él. Pero si Thomas Tuchel, el entonces entrenador del BVB. Reconoció el gran talento del delgado jugador proveniente de Alta Baviera, de Bad Aibling, quien inicialmente deseaba dar un paso intermedio para llegar a un club pequeño de la Budnesliga, para así acostumbrarse a jugar a tan alto nivel en la categoría superior".

Pero Tuchel convenció al joven Weigl, para que diese el gran paso. "Me demostró que hay gran competición y mucha presión en un club de primera y que debía de atreverme", dijo durante nuestro diálogo el jugador que en cinco ocasiones jugó para el seleccionado nacional, "pero claramente también me dijo que jugaría, si yo mejor que el resto".

foto
Directamente de primera

Y así sucedió. Directamente Weigl fue un jugador de primera, debutó durante la victoria de 4-0 en el partido inicial contra Borussia Mönchengladbach e impresionó con su naturalidad al recuperar balones en espacios limitados frente a la defensa, para emplearlos e iniciar con sus pases inteligentes y precisos, situaciones de juego hacia adelante. Durante sus 51 participaciones en partidos oficiales, de los cuales 30 fueron para la Bundesliga, pareció no tener que esforzarse y alterarse. Así pues Weigl fue considerado como "una máquina de pases", que funcionó a la perfección en el juego típico de Tuchel. Recordando su actitud al encontrarse en el centro de atencion, Weigl dice: "durante mi primera temporada para el BVB no pensé mucho, ni dudé, más bien jugué como pude. 2015/16 disfruté de cada momento, fue una época fantástica".

Al mismo tiempo, "Jule", quien tiende a pensar de forma positiva, también pensó en "cómo reaccionaría en caso de pasar por una fase difícil con partidos malos. Es algo que a veces llega de forma inesperada y entonces la cabeza entra en actividad y piensas mucho sobre ello". 

Pero primero se mantuvo la buena fase de Weigl. Él, quien a sus 15 años por primera vez presenció un partido de Borussia en el Signal Iduna Park y estuvo tan impresionado que dijo "alguna vez deseo jugar aquí", fue en la temporada 2016/17 una constante del equipo de Dortmund, cuando jugó en la Bundesliga 30 partidos de un total de 43 partidos oficiales. Su equilibrio emocional se vio afectado, así como el de sus compañeros el 11 de abril del 2017 durante el cobarde atentado rumbo al partido de ida por cuartos de final de la Champions League. La lesión sufrida al tobillo en el penúltimo partido de la temporada ante el FC Augsburgo dolió más, pues debido a ello dos semanas más tarde no pudo participar durante la victoria de 2-1 en la final de la Copa DFB contra Eintracht Fráncfort (así como en junio del 2017 en la Copa de Confederaciones en Rusia).

"Semanas durante las cuales me sentí más cerca al BVB"

Él mismo aprendió a apreciar el apoyo y ánimo de sus compañeros durante sus momentos más difíciles como paciente y durante su reconvalecencia. Sobre todo Marco Reus, quien actualmente es un capitán ejemplar del BVB, pues poco después de la operación al tobillo de Weigl recibió la visita de su amigo, quien le llevó a un café, para reanimar al muchacho de Alta Baviera, quien entonces requirió de muletas para movilizarse. "Lamentablemente, él tiene mucha experiencia con lesiones", dice Weigl "y en esos días fue para mi un apoyo importante. Me ayudó mucho, así como una serie de otros jugadores, también. Fueron semanas durante las cuales me sentí más cerca que nunca al BVB".

Cuando Weigl, luego de cuatro meses, retornó a su lugar de trabajo en el estadio durante la victoria en casa de 5-0 contra el 1 FC Colonia, hizo recordar durante su regreso de 24 minutos a un trabajador preciso, a quien la afición y los colegas le recordaban con mucho afecto. Weigl fue conciente de que en ésta ocasión no todo marcharía de forma automática como durante su debut en el verano del 2015. Pues Tuchel fue sustituido por el holandés Peter Bosz quien intentó establecer en Dortmund un juego veloz con anticipada posesión del balón en una formación de 4-3-3 en lugar de un sistema de estabilidad defensiva con posesión del balón en una formación de 4-1-4-1. "Al parecer mi reinicio no fue tan malo", dice Weigl hoy recordando el comienzo durante el otoño del 2017, "pero no juegué como de costumbre. Tardé mucho en dejar el balón y tomé las decisiones equivocadas. Quieres hacer algo especial, pero es algo innecesario".

foto

El hecho que Bosz hiciera jugar en aquel entonces a su organizador, quien habla alemán correcto a la perfección, en una posición con más orientación hacia adelante, no contribuyó para que el centrocampista defensivo recuperase la seguridad en su juego. "No fue fácil", dice Weigl, "tener paciencia y esperar el momento en el cual regresarían los automatismos. Tuve menos contactos con el balón que antes". En mayo del 2016 con 214 contactos con el balón durante el 2-2 contra el 1. FC Colonia, estableció un nuevo récord en la Bundesliga. Ahora "me costaba encontrar mis espacios adecuados en el nuevo sistema de juego. Durante el desastroso 4-4 contra Schalke 04 sólo tuve 30 contactos con el balón, algo que se logra luego de veinte minutos de juego.  Lo que complicó las cosas, fue el intento de generar posición adelantada, algo que apliamos luego de una serie de victorias bajo Bosz. Cada uno se ocupaba de lo suyo".

El holandés se marchó en diciembre del 2017 y fue reemplazado por el austríaco Peter Stöger durante una temporada en la cual no sólo para Weigl, sino para todo el equipo, nada marchó bien. "Al final pudimos alegrarnos que a pesar de todos los problemas y faltas, nos clasificamos para la Champions League como cuartos de la clasificación general", dice Julian Weigl con respecto a una temporada sumamente complicada.

"...no pensar mucho, ni dudar, simplemente jugar así como puedo"

Cuando en el verano del 2018, Lucien Favre asume como sustituto de Stöger, Julian Weigl, así como un año antes, no pudo participar de la preparación de temporada debido a "una inflamación de la zona de aductores que casi llegó a ser una inflamación de hueso púbico". "Los médicos me aconsejaron irme de vacaciones y no practicar deporte alguno, para que desaparecieran los malestares". Pero hacia el final de las vacaciones no deseadas, aparecieron nuevamente los problemas, de tal forma que Weigl estuvo nuevamente de baja. Cuando se reincorporó al campo de entrenamiento, el equipo ya estuvo formado y había logrado jugar con éxito por primera vez en la temporada actual, con ambos centrocampistas de gran nivel, Axel Witsel y Thomas Delaney. Julian Weigl, quien estuvo acostumbrado a ser jugador titular, por primera vez se vió ubicado por detrás del belga y del danés y también en el seleccionado nacional sub21 por detrás de Mahmoud Dahoud. "No tuve problema alguno de que hubiese más compentencia en el centro del campo", dice, "mejoramos con relación a la calidad. Los muchachos sabían lo que le importaba al técnico y cómo funcionaba su nuevo sistema - en su mayoría un 4-2-3-1, cuando yo regresé. Todo marchaba de maravillas y yo me pregunté ¿quién te espera?"

foto

No le agradó al jugador estrella del 2015, que sólo pudiese jugar en tres participaciones temporales durante las primeras 16 jornadas de la Liga. Fue la prueba más dura para Julian Weigl durante sus cuatro temporadas con el BVB, el joven héroe de la temporada 2015/16, pasó a ser un suplente o hasta un espectador desde las tribunas. "Para mi un situación nada satisfactoria", dijo Weigl con sinceridad, "tampoco lo fué fácil para mi entorno, cuando yo regresaba de mal humor luego del entrenamiento". Felizmente su novia Sarah Richmond fue el apoyo del jugador, quien se sintió desubicado. Para pensar en otras cosas, algo ajeno al fútbol y sus altibajos, los paseos prolongados junto con su labrador "Mason" fueron de gran ayuda. "Para mi ésto fue un descanso, todo es tan alborotado, con el celular, las redes sociales y demás", dice el jugador de Borussia con respecto a su vida privada.

Desde que Julian Weigl juega nuevamente, su mal humor ha desparecido dejando una simple amabilidad. Las lesiones de invierno de los defensas Manuel Akanji, Dan-Axel Zagadou y Abdou Diallo,le permitieron regresar al equipo - en un nuevo rol, el de defensa central. Favre, quien con su séptimo sentido para oportunidades alternativas para sus jugadores, otorgó la posición de defensa central durante la 17ª jornada al ya comprobado Ömer Toprak y a Julian Weigl, en el partido de vuelta contra Borussia Mönchengladbach. "Favre se me acercó y me dijo, si podría jugar en dicha posición", dice Weigl con respecto al diálogo previo con su técnico, "no estoy muy seguro". Pero el suizo no lo dudó y con su perseverancia tan agradable dijo: "nosotros si creemos que puedes jugar defensa central". Favre había observado un mediotiempo de la temporada 2017 durante la cual Julian Weigl, bajo la dirección de Bosz, intentó jugar defensa central durante el 2-2 en Fráncfort, pero sin gran éxito. En aquel entonces se retiró del campo de juego en el descanso intermedio, pues no estuvo al tanto de los detalles que caracterizan a un defensa central.

foto

Pero en ésta ocasión recibió la asesoría de su experimentado colega Toprak, durante el entrenamiento, de tal forma que Weigl tuvo tiempo y paciencia para preparase de mejor forma, para esta nueva tarea. Y así fue: durante la victoria de 2-1 contra Gladbach, así como en partidos posteriores, cumplió con su nuevo rol, cada vez con más seguridad. De pronto Julian Weigl nuevamente fue uno de los jugadores de Borussia que sábado tras sábado jugaron. Ahora dice: "prefiero jugar como defensa central que no jugar. Pude saborear lo que es bueno y me divierte ésta nueva tarea". Pero la anterior mucho más, Weigl no niega sobre cuál es su rol favorito dentro del equipo. "En la seis. Allí me siento a gusto. Una posición que jugué durante muchos años. Creo que allí lo hago mucho mejor". Favre ya a vuelto a aprovechar de estas cualidades como seis - por ejemplo durante la victoria en casa de 3-2 contra Bayer 04 Leverkusen al lado de Witsel.

"Ésta época me ha hecho madurar y quizá convertirme en un mejor jugador..."

Con respecto a los altos y bajos de su carrera, Julian Weigl, con mejor ánimo dice: "ésta época me ha hecho madurar y quizá convertirme en un mejor jugador. Todo aquello que no fue bueno, fue quizá una mejor lección que lo bueno. Se aprende a valorar lo lindo que es cuando todo marcha bien". Para la próxima temporada el "nuevamente feliz" Weigl, basado en sus propias experiencias, se ha propuesto dos cosas: "permanecer sano y poder jugar nuevamente durante toda la preparación de temporada". Sería una buena base para iniciar con fuerza y optimismo la temporada 2019/20.

Autor: Roland Zorn
Fotos: Alexandre Simoes