Un viaje al pasado. Un viaje al año 1995. Dos del Dortmund celebran con Borussia un campeonato histórico, el primero después de 32 años. Ellos se han comprometido para siempre con nuestros colores: Michael Zorc y Lars Ricken.

Cuando el 29 de junio de 1963, Borussia Dortmund ganó la última final por el campeonato alemán de fútbol por 3-1 contra 1.FC Colonia, Michael Zorc tuvo un año de edad. El siguiente campeonato en negro y amarillo fue liderado por él 32 años  más tarde como capitán y con 15 goles de temporada fue el goleador más exitoso. 

Cuando el 23 de junio de 1976, Borussia Dortmund logró el retorno a la Bundesliga con un 3-2 en el partido de vuelta por playoffs contra el 1.FC Nuremberg, Lars Ricken no había nacido. Nació 17 días más tardes. Durante el campeonato del 95 fue el segundo jugador más joven y el jugador que marcó el gol final.

En su niñez y su juventud ambos jugaron para el TuS Eving-Lindenhorst, ambos jugaron durante sus carreras profesionales en un solo club: Nadie jugó más partidos oficiales de aquellos 571 jugados para Borussia Dortmund, que se registran para Michael Zorc. Lars Ricken suma 407 participaciones. Zorc , capitán del equipo de 1995 y 1996, Ricken marcó el "gol de siglo" de la victoria por Champions-League en 1997 contra Juventus Turín. 

¡Ambos suman en total 72 años para el BVB! Michael Zorc es responsable del área de jugadores profesionales desde 1998, Lars Ricken desde el 2008 a cargo de la cantera.

Nos reunimos con ellos para una entrevista en un lugar auténtico. En aquel lugar donde se jugó con éxito la última batalla el 17 de junio de 1995. Preparamos preguntas, pero prácticamente no es necesario formularlas, pues Michael Zorc y Lars Ricken funcionan muy bien en equipo.

foto

¿Teneis recuerdos de aquellos días previos a la gran final de temporada?

Ricken: en la ciudad hubo una gran euforia, pues todos esperaron la victoria de Bayern contra Bremen, o por lo menos un punto.

Zorc: pero Bayern no había jugado una temporada muy fuerte. Verdaderamente Werder fue nuestro adversario. Recuerdo muy bien la 33ª jornada. Prácticamente estábamos muertos. Hasta el descanso intermeio ya Bremen celebraba prácticamente, pues ibamos rezagados en Duisburgo.

Ricken: Prácticamente ellos ya eran campeones alemanes, pues lideraron contra Karlsruhe.

Zorc: Pero logramos la remontada. Stefan Reuter no marcó muchos goles, pero estos dos fueron súper importantes.

Para el partido contra HSV se acordó: ganar con dos goles de diferencia, para que también bastase un empate de Bremen en Múnich. ¿Qué os dijo el técnico antes del partido? ¿Cómo fue el ambiente en el equipo?

Ricken: Ottmar siempre tuvo un estilo calmado y nos dijo que llegásemos con concentración al partido. Estuvimos seguros: si ganamos el partido con dos goles de diferencia, podríamos ser campeones alemanes. Muy pronto lideramos por 2-0, y en el otro partido Bremen estuvo rezagado por 0-1 en Múnich.

Zorc: nuestro 1-0 lo marcó Andy Möller con un truco, al ras superando la muralla. Y luego de cabeza, Lars en dirección contraria a la del portero, Golz, ¿cierto?, este fue el 2-0. Recuerdo muy bien el ambiente explosivo en el estadio. Los útlimos quince minutos tan sólo nos jugamos el balón unos a otros. Juramos:¡No cometeremos ningún error! ¡Debemos lograrlo! En las tribunas la gente bailaba y celebraba. Algo similar pude vivir nuevamente 15 años más tarde, ya no como jugador, pero como director deportivo, en el 2011 durante nuestro primer campeonato con Jürgen Klopp, cuando Nobby gritó "me muero, me muero", cuando Colonia marcó un gol contra Leverkusen.

Ricken: en 1995 no hubo redes sociales, ni móviles. Algunos espectadores tuvieron radios y escucharon la conferencia WDR. En una que otra esquina se escucharon los gritos y la noticia de un gol de Múnich, se dio a conocer rápidamente en todo el estadio. Hoy en día, en cuestión de segundos todos lo saben. Nunca antes tuve una experiencia así, y a excepción del 86 con Fortuna Colonia nunca se vio algo tan dramático en este estadio, cuando se luchó contra el descenso. Ya durante el calentamiento se sintió el ansia de las personas que deseaban un campeonato en Dortmund luego de 30 años, así como también después del silbido final. 

Zorc: durante la ronda de ida, jugamos claramente el fútbol más bonito. Durante el 6-1 en Colonia jugamos como extraterrestres, algo que casi se podría describir así. Un fútbol súper lindo, de ataque, también durante el 4-0 en Hamburgo. Luego, lamentablemente nos vimos afectados de las graves lesiones de los delanteros principales: Flemming Povlsen al inicio de la temporada, luego Stéphane Chapuisat y Kalle Riedle. Y aunque al final la cosa fue muy, pero muy ajustada, fue un campeonato merecido. Y actualmente uno no se puede imaginar verdaderamente, el alegrarse por una victoria de Bayern Múnich (dijo con un guiño de ojos, comentario de la redacción).

Hasta ahora admiro el valor de Ottmar Hitzfeld

Ricken: Quien también nos ayudó a ganar el título de Campeón Alemán, fue Schalke. Dos semanas antes ganaron por 4-2 contra Bremen, algo que nadie esperó. Fueron puntos decisivos, que Werder no sólo perdió en Múnich, sino también en Schalke. Definitivamente esa temporada tuvo muchos momentos decisivos. Las diversas lesiones y luego la delantera infantil con Ibrahim Tanko y yo, que nació de la nada.

Zorc: hasta hoy admiro el valor de Ottmar Hitzfeld, de nominar en la delantera a esos jóvenes muchachos. tuvieron la velocidad y jugaron bien con el balón. Y en aquel entones Lars aún iba a la escuela. Lo que no hizo las cosas fáciles para el técnico. Nominó a los muchachos y jugaron al fútbol sin problema alguno. Algo que nos hizo mucho bien.

Ricken: Hitzfeld nunca buscó excusas en las lesiones y siempre destacó: la cosa culmina, cuando todo culmina. El transcurso de la temporada, sobretodo los últimos partidos, demostraron que su evaluación fue la correcta.

Zorc: esa fue la gran fortaleza de Ottmar, el aceptar cualquier situación tal y como fue e intentar adaptarse a ello lo más rápido posible. Cuando llovió y el césped estuvo profundo, dijo: la lluvia es nuestro clima. Si una semana más tarde todo estuvo seco y el césped muy alto, dijo: este es nuestro campo de juego. Ottmar nunca busco excusas. Y nunca le brindó excusas al equipo.

Ricken: Hace poco debí dar una entrevista sobre el partido de mi vida. Yo quise hablar sobre el partido contra el HSV, pero no fue posible, pues Ottmar Hitzfeld ya había elegido el partido para él. Lo considero algo notable, pues él vivió mucho y logró mucho en su carrera.

Michael, tú fuiste capitán del equipo y con casi 33 años casi en el otoño de tu carrera. Lars fue 15 años menor. ¿Cómo fue el trato entre vosotros? ¿Jefe y "aprendiz"?

Ricken: creo que entre los jugadores establecidos fue reconocido. Se dieron cuenta que el muchacho puede marcar los goles decisivos o ayudarnos con acciones y lógicamente que yo asumí mi posición y me ubiqué en el lugar correspondiente. Pero en ciertas situaciones enloquecí a Michael, pues en el autobús me senté una fila detrás de él y, si bien llevaba audífonos, pero de ninguna manera tenían la calidad de los de hoy, escuché a todo volumen heavy metal.

Zorc: realmente, fue como tener un radio a mi lado. Terrible (sonríe).

Ricken: en diversas situaciones me llamó la atención...Soy del Dortmund y estuve en diversas ocasiones en la tribuna sur, vi jugar a Michael. Para mi fu un sueño, formar parte de este equipo y poder influir con decisión en 1995 ganar el título de Campeón Alemán.

Zorc: fue una constelación especial. Fui el mayor en el equipo, Lars e Ibrahim, los menores y nosotros dos provenientes de Dortmund. En realidad fuimos los extremos en cuanto a la edad.

¿Borussia Dortmund puede estar orgulloso de que dos originales de Dortmund ocupen posiciones de tanta importancia con responsabilidad?

Zorc: me parece importante, que exjugadores que jugaron durante mucho tiempo de forma activa con el BVB, ocupen posiciones de responsabilidad a nivel deportivo, así como nosotros dos y además ambos nacidos en Dortmund. Tenemos una gran identificación con el club, sabemos cómo funcionan la ciudad y el club. Siendo chicos estuvimos en la tribuna sur, fuimos aficionados, antes de ser jugadores. Una situación única.

Ricken: es una de las recetas de éxito, que las posiciones de responsabilidad sean ocupadas durante largo tiempo por las mismas personas: Aki Watzke más de 15 años, Reinhard Rauball dos meses más, Carsten Cramer también está aquí hace mucho tiempo y ni qué decir de Michael. En tiempos difíciles, como los que vivimos con Corona, es esta una gran ventaja. Simplemente se sabe que estas personas actúan en favor del club.

Zorc: no siempre es necesario tener la misma opinión, pero es importante tener confianza mutua. Y esto es así.

¿Vuestro trabajo directo en equipo, en épocas de Corona, es más unido y más imporante? Por ejemplo durante el partido contra Hertha, en el banco de suplentes hubo cinco muchachos del segundo equipo o de la sub19.

Ricken: esto se dio definitivamente debido a la situación de personal tan tensa en el primer equipo. Pero posiblemente es también una tendencia para el futuro, que las posiciones 18 a 23 en el primer equipo sean ocupadas por estos jugadores.

Zorc: es algo que siempre intentamos hacer y con gran placer con juveniles del club. Me agrada tener en la nómina muchos jugadores jóvenes con potencial y talento excepcional. A veces los fichamos de otros clubes, pero en dichos casos me agrada que tengan un cierto tiempo con nuestros juveniles, pues aprenden a conocer la identidad del club, conocer el trato y los valores que tenemos. En los próximos meses integraremos en la zona superior a Youssoufa Moukoko, en breve Nnamdi Collins también se incorporará. Hay futuro.
Entrevista: Boris Rupert

foto

Michael Zorc
Nacido en el año 1962 / con Borussia desde 1978
Logros como jugador: campeón alemán 1995 y 1996, campeón de la Copa 1989, campeón Champions-League 1997, Campeón de la Copa Mundial 1997
Logros como funcionario: campeón alemán 2002, 2011 y 2012, campeón de la Copa 2012 y 2017

Lars Ricken
Nacido en el año 1976 / con Borussia desde 1990
Logros como jugador: campeón alemán 1995, 1996 y 2002, campeón Champions-League 1997, campeón de la Copa mundial 1997
Logros como funcionario: campeón alemán juveniles A 2016, 2017 y 2019, campeón alemán juveniles B 2014, 2015 y 2018