Formó parte de ella, el 24 de agosto 1963, cuando se inició la Bundesliga: Reinhold Wosab, nació el 25 de febrero de 1938 en Marl, y cumple 80 años. Nadie cree que el fútbolista de pura sangre de 1,74m de altura pueda ser únicamente reducido a su edad. Tiene una increible vitalidad, gracias a la cual hasta hace poco todavía corrió tras el balón de cuero.

"Un crio de la Bundesliga", quien hasta la fecha ha celebrado 52 años felices de matrimonio con "su" Doris, padre orgulloso de Carsten y Maren, así como abuelo en repetidas ocasiones, dirigió durante casi tres décadas la empresa "Goly" en Alzey ubicada en Renania-Palatinada y recibió diversos reconocimientos como "padre de los trofeos". Ya sea "el botín de oro" que recibió Miroslaw Klose durante el mundial o el trofeo de "jugador del mes" otorgado por Sport 1 y "kicker", Reinhold Wosab fue siempre quien perfeccionó los mismos. "Futbolista mundial del año" o "Futbolista del siglo" como Pelé, todos ellos poseen trofeos del taller de arte ubicado entre Worms y Bingen.

foto

Cuando en 1962 Wosab llegó al BVB, fue Herbert Sandmann entonces responsable del club, quien descubrió ésta "piedra preciosa" . El equipo de Schalke también tuvo interés en el jugador, pero no lo demostró con tanta convincencia. Así pues el delantero lateral con dominió de ambos pies, pudo obtener el título de campeón alemán durante su primer año con los negro y amarillo. Durante la final de Stuttgart no sólo marcó el segundo gol del 3-1, sino que también jugó maravillosamente contra el entonces defensa de nivel mundial Karl-Heinz Schnellinger del 1.FC Colonia.

Dos años más tarde ganó la Copa DFB con Borussia en Hannover gracias a un 2-0 contra Alemania Aquisgrán. Durante la Copa Europea fue uno de los delanteros de mayor rendimiento. También estuvo presente durante la "hora estelar" contra Benfica Lisboa cuando se ganó por 5-0 el 4 de diciembre de 1963, así como durante el 4-0 ante Dukla Praga, en aquel entonces club del ejército checoslovaco - lógicamente siempre logró marcar goles. La Copa Europa, también significó la decepción más grande para el jugador de gran ambición proveniente de Westfalia, a quien no podían detener cualquier malestar físico de pequeña intensidad. Pues durante la competición de los Campeones de Copa él era un jugador "titular", pero rumbo a la final contra Liverpool (2-1 para el BVB), fue frenado por enfermedades y lesiones.

"Es algo amargo, si no puedes estar presente durante la victoria más importante", dijo éste jugador que jugó en 257 partidos por la Bundesliga y marcó 70 goles. Luego de diez años de actividad para "su Borussia", jugó dos años con gran éxito con los botines de fútbol para el VfL Bochum, antes de culminar su carrera jugando dos años más para Rot-Weiß Lüdenscheid.

Como responsable del club fue participe del ascenso en 1976 y así permaneció en contacto con él. Sin problema alguno condujo en diversidad de ocasiones la distancia de 300 kilómetros entre su hogar y el Signal Iduna Park, pues en Dortmund siempre pudo reencontrarse con conocidos de antaño.

Reinhold Wosab, justificó el hecho que nuestro socio honorario y campeón últimamente no haya estado presente con frecuencia, de la siguiente manera: "tuve un derrame cerebral leve. Pero ahora todo está bien. ¡Dentro de poco estaré nuevamente en forma!" ¡Es algo que le deseamos de corazón, un deseo que va acompañado con un caluroso saludo por sus ochenta años éste domingo!    
Fritz Lünschermann