Ni los más optimistas se habían atrevido a soñar con una situación inicial tan extraordinaria. La sub17 de Borussia logró un 1-1 ante el SV Werder Bremen (Lars Ricken: "la medida de todas las cosas en el fútbol alemán juveniles B") y si logra una victoria en el partido de vuelta del domingo (inicio 11 horas, campo 1 del área de entrenamiento en Brackel) podría llegar por cuarta vez consecutiva a la final por el Campeonato Alemán Juveniles B.

"Nuestro plan funcionó en su totalidad", sonriente declaró así el entrenador Sebastian Geppert luego de un partido sumamente intenso y de gran nivel jugado ante 1.757 espectadores - entre ellos Hans-Joachim Watzke – en uno de los campos laterales del estadio Weser.

Sobre todo durante el segundo mediotiempo, el BVB demostró su excelente rendimiento y de haber tenido mayor efectividad con las oportunidades hasta puedo haber logrado la victoria. Geppert destacó "la disponibilidad de distancia recorrida y la fuerza" de su equipo, pero también tuvo palabras de elogio para el anfitrión: "los jugadores de Bremen poseen una calidad brutal".

Sobretodo durante el primer medio tiempo los jugadores de Werder, quienes en la Bundesliga ganaron 25 de 26 partidos por puntaje, demostraron su clase extraordinaria. Gracias al portero Luca Unbehaun y una estrategia defensiva inteligente y apasionada, los negro y amarillo en ningún momento se hallaron en situaciones que no pudieron ser solucionadas. El gol de Bremen para el 1-0 fue consecuencia de un tiro libre, y fue marcado por David Philipp. "Algo que puede defenderse mejor", alegó Geppert, pero al mismo tiempo se demostró sumamente satisfecho con la reacción de sus muchachos: "no perdimos la cabeza, tuvimos confianza en nosotros mismos".

Con una jugada brillante, Unbehaun evitó el 0-2 que casi logra Hackethals mediante remate de cabeza, pero luego de ello los jugadores de Borussia jugaron mejor y debieron lograr el empate antes del final del primer medio tiempo. Yassin Ibrahim falló ante Plogmann (min. 37), portero de Werder, que tuvo una reacción de gran rapidez, y el defensa Dettir bloqueó el balón luego de un remate de gran energía por parte de Alaa Bakir (min. 39).

Bakir a sangre fría desde el punto

El segundo medio tiempo fue claramente en favor del BVB, que jugó con concentración y disciplina, logrando pinchazos constantemente y llevando a los dueños del campo de juego siempre a situaciones difíciles. El equipo se premió en el minuto 52: Plogmann cometió una falta contra Ibraim, el penalti otorgado fue marcado a sangre fría por Alaa Bakir para lograr el 1-1. Werder perdió la orientación, Borussia presionaba en busca de la victoria. Plogmann defendió ante Bakir (min. 64) y Osterhage se lanzó con mucho coraje para evitar el remate de rebote (min. 64). Finalmente Florian Rausch falló otro opción a cuatro metros de distancia.

En ésta fase del partido, Werder se dedicó a los contraataques, también logró generar una que otra posibiidad, pero en resumen fue un empate con suerte para Bremen, que era el equipo altamente favorito, cabe recordar que Paul Besong casi logra el 1-2 poco antes del final del encuentor.

"Actualmente tan sólo hemos jugado un primer mediotiempo. El domingo debemos dar todo, para que nuestro sueño se vuelva realidad", resumió Sebstian Geppert. El escenario locar deberá ser de ayuda.

En el partido de ida de la segunda semifinal, el FC Bayern sorprendió con una victoria de 3-0 contra el Campeón Occidental Schalke 04. El ganador de éste partido se hace acreedor al derecho de domicilio en la final del domingo 18 de junio (13 horas).

BVB: Unbehaun – von Ciesewski, Ferjani, Knoop, Mißner - Fath, Aydinel – Ibrahim (min.75 Pintidis), Raschl (min.61 El Gourari), Rausch (min.70 Reimer) – Bakir (min.65 Besong)
Wilfried Wittke

foto