Luego del partido contra TSG Hoffenheim, Peter Stöger brindó declaraciones sobre su situación personal: "las discusiones con Hans-Joachim Watzke y Michael Zorc siempre fueron de primera. Ya un tiempo atrás decidimos que un nuevo estímulo podría ser bueno para el club, lo cual es fácil de lograr con un nuevo entrenador".

Stöger asumió el manejo de Borussia Dortmund a mediados de diciembre, cuando se hallaba en la octava posición y llevó al equipo a la cuarta posición de la clasificación y a la UEFA Champions League. "Lamentablemente no como segundo, ni como tercero, sino como cuarto", dijo Stöger: "nos hubiese agradado mantener la tercera posición. Cuando asumimos aquí, pensamos que sería más fácil, pero a pesar de ello llegamos a la meta".

El partido en Hoffenheim a sido "un reflejo de ello", que "Borussia Dortmund experimentó durante las últimas semanas, meses y quizá durante toda la temporada: no actuamos con claridad, a pesar de que no jugamos mal. Más bien hicimos la cosa fácil para el adversario, de tal forma que pudieron llegar bien al partido".

Stöger estará a cargo del equpo en los partidos en Zwickau (el lunes), durante el torneo veloz en Herne (el jueves), así como durante el viaje breve a Los Angeles. "Luego me iré a casa, a Viena, a disfrutar del tiempo y ver qué es lo que está por venir", anunció y formuló la esperanza, de que "mi sucesor pueda brindarle al equipo más calma y estabilidad".

Stöger resaltó una vez más que está "feliz" de "haber recibido sorpresivamente la oportunidad de entrenar a éste club".
Boris Rupert