Se forzó la victoria. Con el apoyo de la afición, el sábado Borussia Dortmund luchó y logró una merecida victoria en casa contra el VfB Stuttgart. En el Signal Iduna Park se han obtenido 35 de un total posible de 39 puntos. Claramente para el BVB, el liderazgo de la clasificación en cuanto a partidos jugados en casa.

En la clasificación general por primera vez, luego de 20 jornadas, el BVB perdió el liderazgo de la misma. Tanto Bayern Múnich, como Borussia Dortmund tienen un total de 57 puntos, pero el equipo de Múnich tiene una mejor diferencia de goles. A la misma altura de la temporada, negro y amarillo sólo tuvo más puntaje en la temporada 2010/11, con un total de 61 puntos. Asimismo, en la temporada récord 2011/12 (al final un total de 81 puntos), luego de 25 jornadas "sólo" se sumaron 56 puntos.

Si bien el equipo no jugó con tanta presión, ni con tanta determinación como el martes pasado contra Tottenham (0-1), el esfuerzo y el resultado estuvieron en mejor balance. "Dominamos el partido, tuvimos 75% de posesión del balón. Es mucho. Y durante el primer mediotiempo generamos ciertas oportunidades de gol", dijo Lucien Favre y elogió la reacción demostrada luego del empate de 1-1 por el equipo de Stuttgart: "luego del 1-0 nos marcaron un gol innecesario. El equipo reaccionó muy bien, definitivamente deseaba la victoria. Fue importante y en resumen merecido, a pesar que el adversario jugó bien y estuvo muy bien organizado".

Luego del 1-0 de Marco Reus (falta cometida contra Jadon Sancho) y el 1-1 de Marc-Oliver Kempf, se marcó un gol típico de la delantera: luego de un intento que pudo ser bloqueado, Christian Pulisic quiso ubicar bien el balón para un remate, pero evidentemente esto tardó mucho para Paco Alcácer. El español no tuvo paciencia y remató, el balón llegó al fondo de las redes, logrando así el 2-1. "Tiene el talento para ello. Su gol fue muy, muy importante. Fue un gol típico de un delantero", dijo Favre dando reconocimiento a la acción de Alcácer. Pulisic tuvo más tarde una oportunidad de marcar "su gol" - luego de una asistencia de Axel Witsel y Mario Götze, durante el descuento marcó el resultado final de 3-1.

Así culminan las semanas de juego intenso para Borussia Dortmund. El equipo cuenta con seis días para prepararse para el siguiente adversario. El sábado se juega en Berlín.
Boris Rupert