Con el segundo mejor puntaje logrado en la historia del club - 69 puntos luego de 30 jornadas - Borussia Dortmund llega a las últimas cuatro jornadas de la temporada 2018/19.

"¡Queremos la victoria del derbi!" Ese fue el deseo claramente manifestado por la afición del BVB en estadio de la Selva Negra. "0-4 fue el resultado de la pantalla del estadio de Friburgo, ahora el sábado se juega contra "04". Por primera vez desde el 2012 el BVB podría celebrar dos victorias del derbi en una temporada. El partido de ida culminó en 2-1 a favor de negro y amarillo.

Con la clara victoria en la región Breisgau (Lucien Favre: "hoy fuimos muy, muy eficientes. Al final el 4-0 fue un resultado duro para el adversario") Borussia se mantiene cerca de los bávaros, equipo que en los últimos 18 partidos logró 16 victorias y un empate, hasta ahora no han perdido nada. Pero aún quedan cuatro partidos por jugar. "Mantenemos la presión", dijo Marco Reus, quien con un gol marcado y dos asistencias directas se consagró como el ganador del partido para el BVB en Friburgo. Nuevamente.

A pesar de que las recientes victorias de los negro y amarillo - no tanto la de Friburgo, pero si las victorias contra Maguncia o Wolfsburgo - más parecieron costar sudor que ligereza: Borussia ganó cinco de los últimos seis partidos por la Bundesliga y luego de 30 jornadas cuenta con un total de 69 puntos. Sólo se contó con más puntaje a la misma altura de la temporada en la del 2015/16 (71) – al final se jugó el "mejor subcampeonato" de la historia de la Bundesliga. "Aún todo es posible", anunció Mario Götze: "la cuenta se saca al final. Nos mantendremos cerca, pondremos energía".

El siguiente obstáculo es un partido, que no puede ser considerado como uno normal. "Es otro tipo de partido. No importa el estado físico, no importa la clasificación general. El estadio se siente diferente", dijo el exjugador de Borussia, Nuri Sahin, quien lógicamente cruza los dedoss para sus colegas: "no hay nada más lindo que celebrar una victoria contra Schalke con la sur".

También Götze, quien ya jugó diez derbis (cuatro victorias, cuatro empates, dos derrotas) sabe con mucha experiencia: "que no será un partido normal, lo sabemos. Pero jugamos en casa, hemos recuperado confianza y queremos mantenernos en la punta".
Boris Rupert