Por primera vez en diez años el Campeonato Alemán se decidirá durante la última jornada. Borussia Dortmund llega con dos puntos de desventaja y una clara diferencia de goles a la 34ª jornada. En realidad la cosa está clara, pero es algo que esta semana también se consideró en Liverpool, Barcelona, Amsterdam, Fráncfort así como también en Londres (Tottenham y Chelsea). El fútbol demuestra que todo es posible - y que la cosa culmina, cuando llega a su fin...

Bayern tiene que perder contra Fráncfort, Dortmund debe de ganar en Gladbach. Ese es el punto de partida para la 34ª jornada. "Los bávaros pueden perder todo, nosotros podemos ganar todo. No es necesario decir nada más", declaró el jefe del BVB, Hans-Joachim Watzke, el sábado por la tarde y agregó: "hoy el equipo tuvo una presión enorme. Pero ahora la presión va más haci el sur. Nosotros brindamos todo aquello que pudimos brindar en esta temporada. Ahora sólo podemos ganar. Ya no hay más presión". 

Por primera vez desde el 2009, Borussia Dortmund le brinda a la Bundesliga "nuevamente una verdadera final durante la última jornada", dijo Watzke: "es algo que le hace bien aal fútbol alemán. Y estamos un poco orgullosos de ello". En una temporada de un cambio radical, el BVB ha logrado claramente más que pareció posible en el verano 2018, cuando se llegó con la última energía a la Champions League. "La ilusión por el título es tan grande, que debemos continuar con confianza y luego veremos qué sucede. No será fácil para los bávaros, espero que sea realmente difícil", dijo Thomas Delaney, y Christian Pulisic agregó: "si ganamos, tenemos una oportunidad".

Independientemente del campeonato o no: es posible lograr la tercera mejor temporada en la historia del club, y aún si no se obtuviese algún punto en Gladbach, sería la cuarta mejor temporada. Y desde ayer es definitivo que Borussia Dortmund será segundo y así se logra el sexto subcampeonato (en la historia de la Bundesliga), luego de 1966, 1992, 2013, 2014 y 2016. Pero la mirada está puesta hacia adelante. "Aún todo es posible", dijo Sebastian Kehl y pone su confianza en Fráncfort: "ellos también necesitan los puntos, para seguir teniendo posibilidades de participar del negocio".

El sábado 18 de mayo, inicio a las 15.30 horas, se jugará una final cardíaca. El BVB se enfrenta a Gladbach con Marco Reus.
Boris Rupert