¡Vaya semana! El miércoles pasado se logró el pase a la siguiente ronda de la Copa con el 2-1 contra Borussia Mönchengladbach, equipo que actualmente lidera la Bundesliga. Luego de desventaja. El sábado el 3-0 contra el VfL Wolfsburgo, equipo hasta entonces invicto en la Liga. Y ayer el sensacional 3-2 contra Inter de Milán. Luego de un 0-2 hasta el descanso intermedio. Tres fiestas de fútbol en el SIGNAL IDUNA PARK en siete días. ¿Fue este el giro tan deseado luego de algunos traspiés?

"El segundo mediotiempo fue sobresaliente. Fue una noche de fútbol, como aquellas que ama la gente", dijo Hans-Joachim Watzke tarde el martes por la noche - y agregó directamente: "pero cabe evaluarlo adecuadamente: fueron victorias de gran lucha". El equipo requirió de 45 minutos iniciales, sin embargo el primer mediotiempo contra Milán siempre se buscó el juego hacia adelante, hacia la portería y se lograron más combinaciones de juego que durante los primeros 45 minutos contra Gladbach y Wolfsburgo. Además: el BVB jugó en su propio estadio, el cual ejerce una fuerza increíble. Los ocho goles en estos tres partidos se marcaron frente a la tribuna sur.

"Se desarrolló una fuerza, que influyó en los espectadores e hizo tambalear a Inter", así formulókicker. Ruhr Nachrichten evaluó así: "en un ambiente lleno de fuerza y energía, se hundieron hasta los artistas italiano de la defensa, cuando el BVB logró desarrollar un torbellino de ataque a un nivel poco visto".

Sebastian Kehl, jefe del Departamento de Jugadores Profesionales, también aplaudió al equipo luego de esta grandiosa noche de fútbol, que seguramente será evaluado como momento clave, si se culmina esta temporada con éxito. Pero para ello, el equipo debe.....la discrepancia entre sus rendimientos en el estadio local, donde sólo generó crítica el 2-2 contra Werder Bremen, no así el 0-0 contra el FC Barcelona y tampoco las siete victorias en diversas competiciones, contra Bayern Múnich (2-0), FC Augsburgo (5-1), Bayer Leverkusen (4-0), en dos ocasiones Borussia Mönchengladbach (1-0 y 2-1), VfL Wolfsburgo (3-0) y este 3-2 contra Inter de Milán. Como visitante e independientemente de la competición se lograron tres vitorias (en la Copa contra Uerdingen, en la UEFA Champions League en Prga, en la Liga en Colonia), tres empates y dos derrotas.

Kehl formuló con palabras positivas, una clara demanda: "si jugamos así, también tenemoss una buena oportunidad en Múnich - y así también tenemos que jugar, con mucha intensidad con valor, con disponibilidad de riesgo".

El equipo puso en escena estas virtudes, junto a la inmensa pasión. Hubo aplausos durante el descanso intermedio y luego del mismo. El público de Dortmund siempre pudo diferencia entre resultado y compromismo. El 0-2 del descanso intermedio pareció ser imposible de superar y se consideró desafortunado, pues las imágenes televisivas dieron la imagen de que el argentino Martínez cometió una falta durante el duelo decisivo contra Manuel Akanji, que llevó al 1-0.

"Durante el primer mediotiempo Inter jugó con astucia. De dos oportunidades marcaron dos goles, nosotros de dos oportunidades ningún gol", dijo el jefe de la defensa, Mats Hummels: "pero durante el segundo mediotiempo no les dimos respiro y jugamos un muy buen medio tiempo". En 25 minutos el jugador que marcó dos goles, Achraf Hakimi y Julian Brandt hicieron de un 0-2 un 3-2. Hakimi, quien fue elogiado por todos, describió este "noche indescriptible", como "noche mágica".

Con esta victoria y siete puntos de los cuatro primeros partidos, el BVB tiene nuevamente un buen punto de partida en la lucha por el pase a octavos de final. La "comparación directa" luego del partido de ida de 2-0 es favorable para Inter, pero los italianos deberán obtener de los dos partidos restantes en Praga, así como en casa contra Barcelona, tres puntos más que el BVB contra los mismo adversarios con derecho invertido de jugar en casa. 
Boris Rupert