• foto
  • foto
  • foto

SIGNAL IDUNA PARK

 

Ochenta y un mil trescientos cincuenta y nueve

Esta es la cantidad de aficionados que caben en el Signal Iduna Park, el estadio de fútbol más grande de Alemania.

Si hace 30 años se le hubiese hablado a los ciudadanos de Dortmund sobre un templo del fútbol con lugar para más de 80.000 espectadores, en medio de la ciudad, un estadio con fachada de vidrio, calefacción para el césped y con la tribuna para aficionados en pié más grande de Europa, simplemente se hubiesen reído por ese tipo de fantasías. Hoy en la Strobelallee está pues realmente el SIGNAL IDUNA PARK y es el estadio de fútbol más grande de Alemania. Capacidad: exactamente 81.359. Qué este monstruo casi le hubiese fracturado la nuca desde el punto de vista financiero al Borussia, es otro capítulo que felizmente se solucionó desde fines de Mayo 2006.

El estadio en la Strobelallee, llamado por los aficionados simplemente “el templo”; por la prensa, profesionales y celebridades denominado “el estadio más hermoso de la república”, es luego de la culminación de la tercera etapa de ampliación, una de las arenas más grandes y confortables de Europa. El largo proceso de construcción y diseño llegó a su apogeo con las medidas de remodelación con motivo del mundial de fútbol FIFA 2006. A pesar de ello no transcurre ningún verano en el cual no se trabaja en el estadio. En el 2012 el BVB invirtió diez millones de Euros en la renovación del estadio que ya tenía “sus años encima”. No sólo se renovó el césped por completo, sino también el sistema de drenaje en el área sur de juego. La tribuna sur fue reforzada con medidas de apoyo, en el norte se realizaron medidas de saneamiento del hormigón. En la tribuna este anteriormente el área de prensa, se instalaron siete palcos adicionales. Nuevas cámaras de video con una impresionante tecnología digital incrementan la seguridad. En especial se observa así la tribuna de visitantes y la parte baja de la “sur”. El año anterior se instalaron nuevas pantallas informativas.

La historia de este estadio se inicia hace más de 40 años, para ser más exactos el 5 de Abril 1965. Luego de cuatro largos años de discusiones con respecto a la ampliación y modernización de la pista “Rote Erde”, que ya llevaba muchos años encima, el comité directivo y financiero de la ciudad “toma nota de la sugerencia de no ampliar el estadio Rote Erde, sino que considerando el uso de los campos de práctica occidentales y áreas mínimas de la piscina, se podría construir un nuevo estadio”. Se supera así el primer obstáculo para encaminarse hacía una nueva arena, denominada en el coloquio oficial “estadio gemelo” (ya que se construirá paralelo a Rote Erde).

El proyecto recibe un impulso decisivo cuando al inicio de los 70 Colonia desiste de construir un nuevo estadio, de esta manera queda el camino libre para que Dortmund se presente como ciudad solicitante para ser sede del mundial de fútbol 1974 – y así se encamina la construcción de un nuevo estadio. De no tratarse de un evento como tal, no se hubiese dispuesto de medios financieros adicionales otorgados por el estado federado y el país federado, y el estadio Westfalen no hubiese sido construido.

 

El 2 de abril 1974 – nueve años después de la decisión de los gremios estatales – llega el momento tan esperado: 54.000  espectadores, en su mayoría de pié, tienen lugar en el estadio Westfalen.  Se inaugura con un partido amistoso contra el Schalke 04. No ha perdido nada de su fascinación hasta el día de hoy. Todo lo contrario. Hay comentaristas de radio quienes se extasían hablando de la “Scala del fútbol alemán”, cuándo hablan de este estadio único: la cercanía a la cancha de juego, la acústica debido al techado completo, acompañado con la fascinación única de los amigos del fútbol en la región. Todo esto lleva a crear una atmósfera estimulante, que se adueña de los visitantes y que es sumamente temida por los adversarios. Durante una encuesta realizada en mayo del 2006, los jugadores profesionales de los 18 clubes de fútbol de la Bundesliga, dijeron que sus estadios preferidos estaban en Hamburgo (28%) y en Dortmund (27%).

Si analizamos con exactitud, la historia del SIGNAL IDUNA PARK se remonta hasta el año 1961. En ese entonces ya discutía el gremio deportivo por primera vez la ampliación del estadio “Kampfbahn Rote Erde”.  Ya en esa época de cambio estructural inminente de la cuenca – la crisis inicial del carbón y del acero, - el dinero no se gastaba con facilidad como hoy en día.  Por ello también transcurren diez años hasta el día 4 de Octubre, cuando el comité de la ciudad decide construir el estadio Westfalen. La cuestión del financiamiento no puedo ser resuelta ni antes, ni más rápido.

Si bien es cierto que ya en 1966 la Federación Alemana de Fútbol (DFB) recibe la confirmación de organización del mundial de fútbol de 1974, los planes de Dortmund de construir un estadio que costaría aproximadamente 30 millones de Euros, casi poco tiempo más tarde corren riesgo de quedar olvidados en un cajón. A pesar de las claras decisiones del comité, la administración siempre se ocupaba de analizar posibilidades de ampliación de la infraestructura disponible, con la esperanza de ahorrar gastos.

El jefe de la sección de deportes Erich Rüttel con su sugerencia logra un avance decisivo, al plantear en Mayo 1970 la construcción de un estadio de sistema terminado, basándose en el tipo de construcción del estadio canadiense de la ciudad olímpica de Montreal (1976). Los costos se reducen a la mitad, originalmente se hablaba de 27 millones de Marcos (aprox. 14 millones de Euros). Una vez concluidas las obras sólo fueron siete millones de marcos más.

Cinco meses más tarde, el 19 Octubre 1970, el comité otorga luz verde a estos planes y deciden iniciar la construcción del estadio Westfalen un año más tarde. Los costos de 17 millones de Euros son cubiertos en más del 80% por el estado federado, el país federado, “Glücksspirale” (juego de lotería) y por donaciones. La ciudad asume únicamente tres millones de marcos, ya que se da cuenta a tiempo que la realización de un torneo mundial en 1974, brinda la oportunidad única de construir un arena para el futuro. Ya que sin mundial, no hay fondos adicionales de fomento. Más aún la tribuna provisoria de la curva sur en “Rote Erde” ya mostraba daños y en un documento interno del comité de planificación figuraba: “luego del desmantelamiento de esta tribuna, se reduce la capacidad de espectadores a 25.000.”

 

El estadio Westfalen ofrecería lugar a 56.000 espectadores. Luego de finalizar la construcción fueron aproximadamente 54.000, de los cuales sólo 17.000 serían espectadores sentados. La gran parte de los lugares (47.000) techados, esto fue resaltado por Heinz Günther, entonces presidente del BVB. Le ofrece también “al hombre humilde un techo”. En dicha época esto no se daba por sobreentendido.

Zaire, Escocia, Suecia, Brasil y el subcampeón mundial Holanda jugaron en el estadio Westfalen los partidos de fase previa – Dortmund se infecta nuevamente de la fiebre del fútbol. Aquella fascinación de los gloriosos años 50 y 60 vuelve a destacar durante los días del mundial de fútbol y es transmitida a los encuentros de la segunda Bundesliga. No es raro que más de 45.000 aficionados peregrinen hacia el BVB, quien gana enormemente con el nuevo estadio. Ya que esta cantidad es tres veces mayor a los espectadores que asistían a “Rote Erde”. Dos años más tarde, en Junio de 1976 retorna Borussia a la clase más alta de juego en Alemania y celebra en 1983 – luego de 15 años de abstinencia – su retorno a la escena europea, gana en 1989 la copa DFB, 1995, 1996 y 2002 es campeón alemán, participa de tres finales a nivel europeo y gana una de ellas, la más importante, 1997 contra Juventus Turín en la UEFA Champions League.

Hasta 1992 los visitantes ven durante 18 años el estadio de Westfalen prácticamente en su estado original. En los siguientes 14 años tienen lugar diversos cambios decisivos, cinco en total. En 1992 se reduce la cantidad de espectadores a 42.800, debido a un cambio en la tribuna norte (no más lugares de pié, sino asientos). En el marco de la “primera fase de expansión” se amplían las tribunas este y oeste tres años más tarde con un rango superior, generando 6.000 lugares sentados en cada una. En una segunda etapa de expansión se eleva la capacidad en 1999 a 68.000 espectadores. En esta ocasión la tribuna sur, siendo el epicentro de fascinación de fútbol en Dortmund, se amplía a 24.454 lugares y se convierte en la tribuna con lugares de pié más grande de Europa. Para encuentros a nivel internacional, los lugares en pié se pueden transformar en asientos.

El 6 de Mayo 2002 se inician los trabajos de cierre y expansión de las esquinas. Primero se instalan en la tierra y en las esquinas de las futuras escaleras, de el área norte y sur, pilares perforados de 15 metros de longitud. Estas derivan el enorme peso de 3.000 toneladas del techo de las tribunas hacia el suelo.  En estos pilares se basa el fundamento del soporte y de las escalinatas. Otra tarea de alta ingeniería es la construcción del techo del estadio. Los pilones de esquina que soportan el techo y serían un obstáculo para los espectadores sentados en las nuevas áreas en esquina, son reemplazados por ocho pilones amarillos de acero instalados en la parte exterior.

Esta tercera fase de expansión culminada el 13 de Setiembre 2003, no sólo brinda un aumento de en la capacidad de aproximadamente 14.000 espectadores. También en el aspecto de calidad de anfitrión el BVB pone nuevos estándares. Con un total de 3.450 locales de venta de comida y bebidas el SIGNAL IDUNA PARK también proporciona el mejor servicio de la liga. Pero lo importante es que en Dortmund se mantiene el equilibrio: en relación a su capacidad total, las áreas de gastronomía sólo corresponden a una parte porcentual mínima de espectadores.
 
  
Los ocho pilones amarillos de 62 metros de altura son ya parte definida del horizonte de la ciudad Dortmund. Desde Diciembre del 2005 se suman a ellos las letras de 3,50 metros de altura con el nombre del estadio, que se ven desde las autopistas 54 y 1 – visibles en negro durante el día y en un blanco brillante durante la noche.
  
Los aficionados del BVB han aceptado su templo después de la ampliación sin problema alguno y con mucho orgullo.  Los fantásticos récords de espectadores de los últimos años son un claro índice de ello. Una construcción impresionante y aficionados fenomenales – son los mejores requisitos para muchas celebraciones fascinantes de fútbol en el mejor (y más grande) antro de la Bundesliga, que luego de cambios de construcción requeridos para el mundial (p.ej. eliminación de los últimos asientos de 1974, desmantelamiento de las "tribunas delanteras") y la modernización en la temporada 2015/2016 ofrece lugar exactamente a 81.359 espectadores.

En estos 32 años un solo jugador ha tenido malas experiencias en la “Scala” en la Strobelallee: el jugador de Braunschweig Danilo Popivoda. El 23 de Abril de 1977 – el césped había sido atacado por gusanos – Popivoda está a unos seis metros del arco de Borussia, sin ser obstruido, va a hacer el disparo del balón y se resbala con el césped, ya que las raíces no tenían sostén, cae de narices, mientras el balón se detiene frente a la línea de la portería. Borussia y Braunschweig culminan el partido sin goles 0:0…