Siete victorias en siete partidos amistosos, además dos victorias de 2-0 en la Supercopa y en la Copa DFB: prácticamente los nueve a cero. Pero todo cuenta recién a partir del sábado, cuando Borussia Dortmund enfrente en el partido en casa al FC Augsburgo al inicio de la 57ª temporada de la Bundesliga de fútbol.

"En la nueva semana se mezclarán nuevamente las cartas y se trabajará con fuerza en ciertas cosas. Nuestra preparación, es algo que destacó el técnico, aún no ha culminado", dijo Sebastian Kehl el sábado luego de la victoria de 4-0 ante el SC Prusia Münster, cuando al final de la serie de partidos amistosos el BVB se presentó ante la afición local. En el estadio de Prusia jugaron aquellos jugadores que no participaron o sólo jugaron brevemente durante la clara victoria de 2-0 por la Copa DFB en Düsseldorf contra el KFC Uerdingen.

Pero el jefe del departamento de jugadores profesionales no estuvo totalmente de acuerdo con el rendimiento en Münster. "Fue importante que todos tuviesen desgaste, se mostrasen y pudiesen llamar la atención", dijo Kehl: "pero uno que otro pudo haber demostrado algo más. Durante el primer mediotiempo hubo poca velocidad en el juego; mucho en transversal, no hubo suficiente movimiento, poca profundidad. Así faltó todo aquello de lo que esperamos en nuestro juego". Le gustó más el segundo mediotiempo: "hubo algunas buenas acciones, más precisión, unos goles que se generaron muy bien".

2-0 el viernes en la Copa contra Uerdingen de la tercera liga, 4-0 el sábado en el amistoso contra Münster, de la tercera liga. "Es difícil de comparar ambos partidos", dijo Kehl: "durante la primera ronda de la Copa DFB hay otra tensión. Y la Supercopa fue una buena determinación del nivel. Ahora tuvimos dos equipos, que no juegan por la Bundesliga".

Nueve partidos, nueve victorias, 38-5 goles, un balance extraordinario, pero no nos brinda ningún punto en la Liga. Julian Brandt advierte: "¡No debemos confiarnos y pensar que todo marcha por si solo!"
Boris Rupert