Cuando los responsables de Borussia Dortmund indentificaron en el verano del 2018 la falta de mentalidad como el problema del primer equipo, le dieron un nombre a la solución. Uno nombre, que consideraron podría ser parte dde la solución: Thomas Delaney. En entrevista con la Revista de socios Borussia, el danés hizo referencia a la situación actual.

El cierlo sobre el área de terreno es gris, con una ligera tendencia a aclarar. Y esto es simbólico para la atmósfera de negro y amarillo. Es viernes, antes del partido contra Leverkusen. El BVB no ha ganado cinco partidos oficiales de forma consecutiva. Jugó en la Bundesliga, 1-1 en Fráncfort, 3-3 contra Hoffenheim y 0-0 en Nuremberg. Fue eliminado de la Copa DFB en penaltis contra Bremen y en la Champions-League ante Tottenham Hotspur no ha logrado, lo que se denomina un "buen punto de partida" para el partido de vuelta. Circula en los medios de comunicación la palabra negativa : C-R-I-S-I-S. Ni 50 horas más tarde, luego del 3-2 contra Bayer, Borussia "retornó de forma espectacular al camino indicado".

Excitación de los medios, que no afectan a Thomas Delaney. El centrocampista de 27 años de edad, únicamente se muestra excitado y emotivo en los 90 minutos y demás entre el inicio y el final de un encuentro. Es entonces cuando salen a flote desde lo profundo de su personalidad los genes irlandeses de su padre estadounidense. Durante el prolongado período entre el final de un encuentro y el inicio de otro, Delaney se muestra en su mayoría profundamente relajado. Su vida cotidiana se caracteriza por la calma y serenidad de la provincia danesa. Los daneses se controlan.

foto

Thomas, cumples años el 3 de septiembre. Signo del zodíaco: virgo. Se dice que los virgos son analíticos, disciplinados y de razonamiento lógico. ¿Verdadero o falso?
Para ser sincero - tengo un caracter de dos rostros. Si aplicas éstas características a mi vida privada, puede que tengas realmente razón. Necesito una clara estructura, me gustan los procesos claramente regulados. Me agrada cuando las cosas marchan como está planeado. No se puede negar que tengo una cierta tendencia hacia lo seguro. Lógicamente como deportista, también soy disciplinado. De lo contarario no se puede jugar a este nivel. Pero si siempre soy analítico y lógico en el campo de juego ....

. . . se dice también de los virgo, que son perfeccionistas, extremadamente críticos y que les gusta tener siempre la razón. Todas éstas características, que pueden ser agotadoras para los demás. ¿Verdadero o falso?
Pues la verdad, ni idea. Hay dos versiones mías. Soy un jugador calmado - ¿o cómo se dice en alemán? Siempre deseo que las cosas estén reglamentadas. Quiero llegar a duelos, entrar a duelos de cabeza. Discuto con el árbitro y los jugadores del adversario e intento liderar a mis compañeros. A veces me excedo un poco. A veces levanto la voz. En mi vida privada jamás levano la voz. En mi vida privada tampoco hablo tanto. Y no creo que sea nada agotador. Pero es algo que debéis preguntar a mi novia. Como jugador profesional tengo una gran exigencia hacia mí mismo y hacia los demás. En realidad antes no siempre fui diplomático...

. . . ¿Y hoy en día?
. . . he aprendido. He madurado e intento adaptarme a los diferentes caracteres de mis compañeros. Por ello es importante conocerles lo más rápido posible. Por otro lado un partido de fútbol no es un debate. Hay situaciones en las que uno debe de ser muy claro. Hablar las cosas como son - así se dice acá, cierto. Para mi es importante ser yo mismo y poder ser sincero. Cuando fui un jugador joven, hubo situaciones en el campo de juego, durante las cuales no pude controlar mis emociones y tampoco pude ocultar cuando estuve molesto. Hasta que uno de mis técnicos me enseñó, que es mejor no demostrar a los demás que estoy amargo, pues me hace vulnerable y eso causa que se pierda la concentración y el enfoque para lo esencial. Ahora esto funciona bastante bien.

Borussia Dortmund te fichó en el verano 2018, pues en el equipo faltaban "jugadores con mentalidad". Otros hacen referencia a "líder agresivo" o a "muchachos malos". Con todo respeto pero actualmente no pareces ser un muchacho malo. Y todos los que te conocen un poco, dicen: Thomas Delaney es la persona más simpática del mundo. 
(sonríe) No creo que se trate de seer malo. Todo lo contrario: en todo momento trato de controlarme. Cuando llegué a Bremen, el técnico me retiró de un partido, pues me otorgaron una tarjeta amarilla. Al parecer, temió que poco después pudiese recibir la roja. Pero si observáis mis estadísticas, apreciaréis que en mi carrera he recibido muchas amonestaciones, pero que ninguna vez he sido expulsado del campo de juego.

Si no se trata de ser el defensa malo y vil - ¿Cómo es entonces un "jugador con mentalidad"?
Al asumir responsabilidad de liderazgo. Tuve conversaciones intensas al respecto con Michael Zorc y Sebastian Kehl, cuando se trató de mi pase al BVB. Supe exactamente qué fue lo que esperaban de mi. Y recapacité mucho al respecto, sobre si podría cumplir con las expectativas. Claro que super: puedo ser este tipo de jugador. En principio es algo que puedo. ¿Pero también puedo serlo a este nivel? Provengao de un club sin reputación a nivel internacional y de un país pequeño. Y para mi en Bremen, la cosa fue sencilla, pues el club pasaba una situación difícil, cuando llegué a inicios del 2017. Pero Borussia Dortmund es un club grande con grandes ambiciones. Para mi desde un principio la cosa estuvo clara: el camino para ser uno de los líderes en el BVB sólo funcionaría a través del rendimiento. Esto no quiere decir que tengo que ser el mejor jugador. Pero tendré que ser muy bueno y brindar lo mejor de mi. Sólo entonces puedo tener la expectativa de liderar a un equipo como este. También tiene algo que ver con ser aceptado. Un líder debe de ser aceptado por sus compañeros - y quien no rinde, obviamente no recibirá la aceptación.

¿Qué es lo que para tí caractería este "liderazgo"?
Presencia física. No esconderse durante fases difíciles. Apoyar y orientar a los compañeros. Dar apoyo y seguridad a los más jóvenes. Protegerles. Cerrar espacios. Liderar duelos. Durante el partido, mayormente no estoy a cargo de las escenas espectaculares. Esto lo hace otros. Tampoco hablo con cada jugador sobre todo. ¿Por qué tengo que conversar con Jadon Sancho sobre regates? No tengo la menor idea de ello. Jamás entenderé lo que Jadon hacen con el balón. Yo juego otro fútbol. Eso es más....un baile.

foto

¿Y entonces de qué hablas con Jadon?
Por ejemplo sobre suelos. A él no le agradas - algo que puedo entender muy bien, pues ya que muchos de sus adversarios no sabe qué otra cosa pueden hacer, cometen faltas. O también sobre duelos de cabeza. En este aspecto también puede aprender. Y tengo la sensación, que puedo eseñarle algo.

A tu lado en el centro del campo juega alguien, de quien también se puede aprender mucho: Axel Witsel. Desde el primer día, vosotros dos armonisastéis, como si nunca antes hubieseis jugado con otra personal ¿Cómo te lo explicas? No es tan fácil como decir, que se juntan dos futbolistas muy buenos - y automáticamente todo marcha...
Quizá nos complementamos tan bien, pues somos muy distintos. Por ejemplo Axel habla poco en el campo de juego. Al menos con la boca. En lugar de ello habla con los pies. Tiene una seguridad increíble con el balón, pero también una increíble seguridad en si mismo. De ello resulta una gran calma y dominio en su juego. Intuitivamente hace lo correcto y nunca tiene miedo a los tacles. Para mi es algo sumamente impresionante. Yo tengo otras características y cualidades. Aprendemos uno del otro.

Thomas Joseph Delaney, su nombre completo, aprendió a jugar al fútbol en tu ciudad danesa de orígen. Proviene de Frederiksberg, una pequeña ciudad cerca de Copenhagen. Fue campeón danés en cuatro ocasiones con el FC Copenhagen y tres veces campeón de la Copa. Jugo 172 partidos en la Superligaen y llegó en el 2018 con su seleccionado nacional a octavos de final en el mundial de Russia. Delaney celebró su debut con el seleccionado nacional en el 2013, a la edad de 22 años. Desde entonces jugó en 34 ocasiones para su país y marcó cuatro goles.

Te pusiste en vitrina desde muy temprano como jugador líder en el club de fútbol de mayor importancia en Dinamarca. Clubes ingleses y alemanes van con placer de compras a Dinamarca. A pesar de ello pasaste a jugar al extranjero tan solo a los 25 años de edad. ¿Por qué tan tarde?
Nunca tuve un plan de carrera, en el cual figuraba en primer lugar, el pasar lo antes posible a un gran club en el extranjero. Mis metas fueron otras. Quise lograrlo en el FC Copenhagen, como capitán del equipo y ganar el campeonato. Copenhagen - fue mi club. Quise ser el mejor jugador del FC Copenhagen - esa fue mi meta. Y realmente no creo que hubiese funcionado, si a los 19 años de edad pasaba a jugar en la Premier League o en la Bundesliga. Quizá hoy no estuviese aquí. Cuando a inicios del 2017 fiché con Werder Bremen, me sentí muy bien preparado y listo para este reto.

Evidentemente esperase el momento adecuado.
En el verano del 2016 habíamos fijado el pase con un contrato - que sería activo en el descanso de invierno 2016/17. cuando llegue a Bremen, el equipo estaba en la 15ª posición. Y el primer rival fue Bayern Múnich, el tercero Borussia Mönchengladbach. Luego de ello fuimos antepenúltimos. A pesar de ello, para mi fue el inicio ideal, pues siempre jugué bien en partidos contra grandes equipos. Es para mi un reto. Me motiva de alguna forma.

Thomas Delaney pronto encontró su lugar en Borussia Dortmund. A nivel deportivo, claro, en el centro del campo como eslabón entre la defensa y la delantera. Pero también en la herarquía del equipo, que luego del giro a nivel personal del verano 2018, tuvo que reestructurarse. El danés comprobó su presencia en partidos importantes, en su primer derbi regional. Justamente durante la victoria de 2-1 en Schalke, Delaney marcó el 8 de diciembre del año pasado su primer gol en la Bundesliga para el BVB. Él sabe cómo hacer amistades en Dortmund.

foto

El BVB jugó una ronda de ida casi de película. El inicio de la ronda de vuelta también fue perfecto. 1-0 en Leipzig, 5-1 contra Hannover. 1-1 en Fráncfort. Pero de pronto se perdió la facilidad de juego. Contra Hoffenheim en los últimos quince minutos de juego, el equipo perdió un liderazgo de 3-0. ¿Cómo te explicas esto?
Cada temporada tiene sus fases. Ningún equipo juega desde agosto hasta mayo al mismo nivel. Y no sólo hay un motivo, en caso de presentarse una situación así. En nuestro caso, jugadores importantes faltaron debido a lesiones y los automatismos no funcionaron. A esto se suma, que lógicamente los adversarios nos analizaron y pudieron preparase mejor. Muchos equipos se ubican en profundidad. Están satisfechos si amurallan y juegan un 0-0 contra el BVB. Es su objetivo principal. Y luego juegas como en Nuremberg, durante 90 minutos más balón mano que fútbol. Contra Hoffenheim fue diferente. Durante el primer mediotiempo dominamos totalmente. Luego volvimos a marcar, a pesar de que perdimos un poco el dominio, llegó el 3-0, casi marcamos el 4-0 - y luego en la defensa actuamos con ingenuidad. En ese momento nos faltó la rutina. No la rutina de algunos jugadores, no me refiero a eso, más bien la rutina como equipo, pues como equipo no habíamos afrontado situaciones como esa.

Esto quiere decir: ¿que la afición en principio no debe de preocuparse?
No quiero mentir: actualmente la cosa es un poco más difícil que en ciertos momentos de la ronda de ida. Pero yo no me preocupo. Para nada. Pues algo nos caracteriza, y ésto es en realidad lo mejor de nuestro equipo: siempre queremos ganar. Cuando en la ronda de ida ibamos rezagados por 0-2 en Leverkusen, queríamos ganar. Y logramos ganar. Cuando en casa en el partido contra Augsburgo poco antes del final, nos marcaron el empate, queríamos ganar. Y logramos ganar. Y cuando contra el FC Bayern en dos ocasiones tuvimos un resultado en contra, queríamos ganar. Y logramos ganar. Nuestro equipo tiene un notable deseo de victoria.

Prácticamente lo mejor que se puede decir de Borussia Dortmund - ni siquiera diez meses después de una fase final de la temporada 2017/18 casi conciliante, pero decepcionante a nivel emotivo. El BVB tiene mentalidad. Jugadores que se arremangan las mangas. Jugadores como Thomas Delaney. Se siente el espíritu de equipo. Se encendió la chispa. ¡A trabajar se ha dicho! Y dicho sea de paso: las nubes sobre el campo de entrenamiento desaparecieron. El sol brilla en un cielo azul.

En una ocasión en una entrevista dijiste, que te agradaría jugar en la Premier League, en Japón y en los EE.UU. - y finalmente regresar al FC Copenhagen. La vida de un futbolista tiene un capítulo final. ¿Para cuántos de estos sueños hay lugar en tu vida de futbolista?
Realmente durante mi tiempo en Bremen, dije que la Premier League me parecía atractiva cuando me preguntaron por mis objetivos y deseos para el futuro. Y luego como no pase a Chelsea, Liverpool o Manchester, sino al BVB, me dijeron: pero esto no es Inglaterra, es "sólo" Dortmund. Pero yo simplemente mencioné la Premier League para dar un ejemplo de que me intereso por muchas cosas. También Japón. También EE.UU. Y además tengo otros 100 deseos más, que quizás nunca se cumplan. Pero ésto no es grave. No es necesario nada de ello para ser una persona feliz. Para er sincero: ¡si mi carrera culminase aquí en Dortmund, todo estaría bien!

Bueno no queremos hablar sobre los 100 deseos. Pero háblanos de uno quizás....
Al final de mi carrera profesional, me gustaría mirar al espejo y poder decir: Thomas, mayormente tomaste la decisiones correctas. En resumen lo hiciste bastante bien. Actuaste con astucia y sacaste provecho de los diversos privilegios que te brinda la vida de un futbolista. Ese es un deseo. Y quizá se cumple.
Entrevista: Frank Fligge