No se logró obtener la medalla de oro, a pesar de ello el equipo olímpico alemán logró un éxito que nadie esperaba y tan sólo fue derrotado en la final de Rio de Janeiro por penaltis.

Thomas Tuchel, entrenador del BVB le cruzó los dedos a "sus muchachos"  Sven Bender y Matthias Ginter, con suma energía, sentado frente a la televisión. A pesar de que ambos jugaron un gran partido, falto muy poco para que al final fuese la medalla de oro. Con suerte, Brasil se impuso en los penaltis con 5-4. "Dirigirse al punto y ser el primero que remata, no es algo que puede darse por sobreentendido", dijo Tuchel en reconocimiento a Ginter, quien fue el primer jugador de un total de diez de ambos equipos, quien se dirigió al punto y remató hacia el lado izquierdo inferior de la portería, para convertir.

Sven Bender ingresó lesionado al partido final y rechazó el cambio en el tiempo adicional. "Él luchó con todo, así como lo conocemos", dijo Tuchel sobre Bender, quien sufrió una lesión del tobillo en la semifinal y además en la final al realizar un sprint en el minuto 116 se vio afectado por problemas musculares en el muslo.

"Sentí su felicidad a través del teléfono"

Luego de su regreso a Dortmund, Sven Bender y Matthias Ginter recibirán un respiro. "Miércoles por la tarde es la primera fecha" para que se reincorporen al entrenamiento con el BVB, dijo Tuchel: "Se merecen un descanso."

El entrenador del Borussia Dortmund hizo un resumen positivo sobre las Olimpiadas, desde el punto de vista del club: "Permitimos que fuesen, ya que sabíamos que Manni y Ginni serían una elemento fundamental en la planificación de Horst Hrubesch." Tuchel supo antes de la final, cuánto disfrutaron ambos de su participación en las olimpiadas, ya que habló con Bender: "Pude sentir su felicidad a través del teléfono."
Boris Rupert